El jefe de la ONU, Antonio Guterres, instó a los gobiernos a usar sus respuestas económicas a la pandemia de coronavirus para abordar la “emergencia aún más profunda” del cambio climático, en un mensaje por el 50 aniversario del Día de la Tierra.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Guterres pidió a los gobiernos que no rescaten a las industrias altamente contaminantes.

“En este Día de la Tierra, todos los ojos están puestos en la pandemia de COVID-19, la prueba más grande que el mundo ha enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo Guterres, un ex primer ministro portugués, en un comunicado.

“Pero hay otra emergencia aún más profunda, la crisis ambiental que se desarrolla en el planeta”.

El Día de la Tierra fue un hito para el movimiento ecologista cuando se celebró por primera vez en 1970 y el miércoles alentaba los llamados de muchas empresas, políticos y economistas para que los gobiernos busquen recuperaciones ecológicas.

Hasta ahora, los enormes paquetes de estímulo económico de Estados Unidos, China y Europa se han centrado principalmente en detener el daño a las industrias existentes y evitar la amenaza de una depresión global.

Sin embargo, la semana pasada, los ministros de Alemania, Francia y otros miembros de la UE manifestaron su apoyo a las intervenciones posteriores para alinearse con los objetivos climáticos, un asunto abordado por grupos de campaña ecológicos de todo el mundo.

En un ejemplo de gobiernos que vinculan los paquetes de rescate posteriores al virus con metas climáticos, la ministra de Medio Ambiente de Austria, Leonore Gewessler, dijo la semana pasada que la ayuda estatal para Austrian Airlines debería apoyar los objetivos de la política climática.

Las condiciones podrían incluir una reducción significativa de los vuelos de corta distancia, el uso de combustible ecológicos y ajustes al impuesto de vuelo, dijo un portavoz del ministerio.

Guterres, quien ha hecho del cambio climático su problema principal desde que asumió el cargo de secretario general de la ONU en enero de 2017, dijo que los gobiernos deberían usar su poder de fuego fiscal para impulsar un cambio de la economía “gris a verde”.