Normalmente tardamos 90 minutos en recorrer en coche los 16 km que separan nuestra casa de Brooklyn y el oftalmólogo de nuestra hija en el Upper East Side. Hace dos semanas tardamos la mitad del tiempo, mientras recorríamos calles casi vacías.

La noche anterior, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, había ordenado el cierre de la mayoría de los lugares públicos (bares, restaurantes, cines, gimnasios). Una de las zonas con mayor densidad de población de Estados Unidos corría el riesgo de convertirse en el nuevo punto de acceso de COVID-19, que hasta ese momento había matado a 6 000 personas e infectado a otras 10 000 en todo el mundo. Así, la ciudad que nunca duerme se fue a la cama.

Si estábamos rodeados de apenas unas cuantas personas en lo que normalmente sería hora punta, era porque no teníamos otra opción. Nuestra hija nació tres meses antes de la fecha prevista. Durante 53 de los 81 días que pasó en una unidad de cuidados intensivos neonatales, recibió oxígeno, ya que sus pulmones no estaban desarrollados lo suficiente para funcionar por sí solos. El oxígeno le salvó la vida, pero supuso una susceptibilidad a la retinopatía del prematuro, una enfermedad que, si no se trata, provoca ceguera. Entonces, ataviados con mascarillas y guantes, mi esposo y yo pedimos un Uber y nos dirigimos a Manhattan para su cita.

Algunas personas se quejaron del cierre de la ciudad; otros desobedecieron descaradamente las reglas. Tan pronto como nuestra hija obtuvo el visto bueno del médico —según nos aseguró, sus ojos no iban a tener problemas—, nos dirigimos directamente a casa. Aquí estamos desde entonces.

Una experiencia de aislamiento social

Sé que poder acomodarse el tiempo que sea necesario, pedir comida a domicilio y que te lleven la compra a casa es un signo del privilegio que tenemos. Sin embargo, si salir de casa con un bebé durante una pandemia supone innumerables desafíos, quedarte en casa con él también puede serlo.

«Para muchas personas, tener un recién nacido es una experiencia de aislamiento social de todos modos», explica Jesse Pournaras, una matrona de Nueva York. Eso puede sonar contradictorio: ¿cómo puede una persona más hacerte sentir más solo? No obstante, coincide con los resultados de una encuesta de 2018 realizada por la Cruz Roja Británica, que constató que el 82 % de las madres menores de 30 años se han sentido de esta manera. En momentos como este, dice Pournaras, necesitamos una red de apoyo a la que recurrir. «Es útil poder acudir a tu madre, tus tías, hermanas y amigos para preguntarles por qué su cuerpo está comportándose de esta manera, por qué se siente de ese modo o qué quiere su bebé cuando no para de llorar.»

Imagen: Coop and British Red Cross

Cuando una persona se ve obligada a aislarse de cualquier persona ajena a su hogar, pierde ese sistema de apoyo. Evidentemente, pueden hacerse preguntas a través de Skype; todos los expertos en salud mental recomiendan a los padres que encuentren tiempo para hacerlo. «Las personas prosperan con la conexión y el apoyo social», afirma Andrea Schneider, psicoterapeuta especializada en el bienestar materno. «Así que haga teleterapia con un profesional perinatal capacitado, únase a un grupo de apoyo en línea y mantenga el contacto virtual con su familia.»

Con todo, las aplicaciones de mensajería no son útiles cuando lo que realmente necesita es alguien que se quede con su bebé para poder ducharse. «Aprender a ser padres puede ser una experiencia realmente dura», afirma Pournaras. «Conozco a muchas personas que confiaban en sus familias o en un profesional contratado, como una matrona posparto, para aliviar la carga de trabajo y ahora tienen problemas para enfrentarse a todo solas.»

Esa es la situación que les ha sobrevenido a Kim Flores y su esposo Juan. Su hijo, Nico, nació prematuramente a principios de marzo y lleva en el hospital desde entonces. «Se suponía que la madre de Juan vendría a quedarse con nosotros durante unos meses para ayudar», me cuenta. «Ahora eso no va a pasar, porque ella vive en Colombia y el gobierno ha cerrado las fronteras. Estoy seguro de que mi esposo y yo nos apañaremos, pero es estresante.»

Víctimas de las lagunas del sistema

Además de despojar a las madres de sus sistemas de apoyo práctico y mental, el confinamiento limita su acceso a un sistema médico. ¿El beneficio de ponerle al bebé las primas vacunas compensa el riesgo de exponerse a usted y a su recién nacido a un virus potencialmente mortal? Fueron cálculos como estos los que provocaron un aumento de las tasas de mortalidad materna en los países afectados por la epidemia de ébola en 2014-2016, según investigadores de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool. Sierra Leona, por ejemplo, experimentó un aumento del 34 % en su índice de mortalidad materna.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

«Descubrimos que se había producido una disminución del 22 % en la asistencia posnatal», explica Somla Gopalakrishnan, una de las investigadoras que realizó el estudio. «A menudo, las madres tenían demasiado miedo de acceder a las instalaciones médicas por temor al contagio. A veces incluso se les dijo que se mantuvieran alejadas para evitar una mayor presión sobre un sistema de salud que ya está al límite.»

La Organización Mundial de la Salud ha constatado que una atención posnatal adecuada es una de las formas más importantes de proteger la salud de las madres y los bebés, pero cuando las mujeres y sus recién nacidos se ven obligados a autoaislarse, pueden caer en una especie de limbo que a veces tiene consecuencias catastróficas.

El lado positivo

Tener que experimentar el confinamiento estrenándose como padre puede desencadenar una sensación de dolor. Aunque agradezco que las tecnologías como Internet de alta velocidad y las videollamadas gratuitas de larga distancia permiten que mis padres puedan ver a su primera nieta desde el Reino Unido, no puedo evitar sentir que me han robado experiencias únicas en la vida que esperaba compartir con mis seres queridos.

Sin embargo, como con casi cualquier cosa negativa, tiene algunos aspectos positivos. Aquí en los Estados Unidos, un país donde muchas personas no tienen baja por maternidad o paternidad remunerada, el confinamiento ha creado oportunidades para que los padres pasen más tiempo con sus hijos recién nacidos, incluso si conciliar el trabajo y el cuidado de los niños ya supone hacer malabarismos.

Imagen: Statista

«Mi esposo tiene un trabajo increíblemente exigente que le obliga a viajar bastante», afirma Linara Davidson, que dio a luz a su primer hijo, Ronald Anthony, el pasado mes de noviembre. «Es genial tenerlo en casa pasando tanto tiempo con nuestro hijo cuando en un principio pensamos que estaría fuera.»

En lugar de centrarse en los aspectos difíciles del aislamiento, Davidson recomienda que los nuevos padres aprovechen al máximo este parón forzado para pasar tiempo de calidad con su bebé, un tiempo que de otra manera no habrían tenido. «Hay que agradecer poder disfrutar de cada momento casi sin interrupción durante este período. Superaremos esto, y tendremos una historia para contar a nuestros pequeños.»