● A medida que disminuye el número de casos de COVID-19 en China, también se está recuperando de los efectos en la industria.

● Las empresas han estado explorando formas creativas para reiniciar las cadenas de suministro mundiales.

● Se necesita más trabajo para garantizar la resiliencia a largo plazo.

China parece estar viendo la luz al final del túnel en su lucha nacional para combatir el brote de COVID-19. La semana pasada, el país no registró nuevos casos de coronavirus por primera vez desde que comenzó el brote, y las personas están volviendo al trabajo y a su vida cotidiana.

Sin embargo, hay mucho más trabajo por hacer para que las empresas reanuden su producción habitual y respondan a los efectos económicos de la crisis.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

Los efectos de COVID-19 en las cadenas de suministro globales

La pandemia COVID-19 ha golpeado el mundo de los negocios a una escala y un ritmo sin precedentes. Ha provocado el cierre de negocios, la interrupción de la producción de las fábricas y la suspensión de las industrias manufactureras mundiales y de sus redes de suministro.

Las principales industrias, como la automotriz, electrónica, farmacéutica, equipos y suministros médicos, bienes de consumo y otras, se han visto afectadas considerablemente. Este es el resultado de que China se haya convertido en un centro de producción mundial en las últimas dos o tres décadas.

China suministra la mayor parte de componentes, materias primas o procesadas, así como los principales subsistemas a los fabricantes a escala mundial. Los fabricantes de equipos originales de China no solo se han enfrentado al reto de reanudar su capacidad de producción, sino que también los fabricantes globales han sufrido las consecuencias de la escasez de piezas en sus redes de suministro.

Las empresas de China tardan en reanudar su ritmo habitual de producción debido a diversos factores. Entre estos se incluyen la escasez de piezas de proveedores secundarios, la escasez de trabajadores que aún pueden estar atrapados debido al cierre de sus pueblos y otras regiones infectadas, los estrictos requisitos para que las empresas establezcan medidas de protección adecuadas y ofrezcan un suministro adecuado de equipos de protección para los empleados y la lenta recuperación de la capacidad de la red de transporte debido al cierre de carreteras y otras prioridades y normas de emergencia.

La lucha de las empresas

Muchos fabricantes de equipos originales internacionales se han esforzado por encontrar soluciones alternativas, incluido el cambio rápido de pedidos a proveedores secundarios o terciarios para compensar las entregas no realizadas por sus proveedores principales y el traslado de determinadas prioridades comerciales centrales a sus propias fábricas.

Algunos fabricantes de equipos originales incluso se han aventurado a reestructurar sus sistemas de producción para fabricar productos totalmente distintos. Por ejemplo, cuando el negocio automotriz se redujo en febrero en más del 90% en China, el fabricante de automóviles Shanghai-GM-Wuling (SGMW) reorganizó rápidamente su sistema de producción para producir mascarillas médicas, lo que contribuyó positivamente a mitigar la propagación de COVID-19 y, al mismo tiempo, generó ingresos gratificantes y una reputación positiva para la empresa.

Para satisfacer las necesidades de producción, las empresas chinas también han recurrido a su creatividad y su ingenio para contratar mano de obra. Algunas empresas negociaron con los gobiernos locales para obtener permiso para enviar autobuses e incluso aviones para traer de regreso mano de obra de regiones remotas. Otras han empezado a adoptar sistemas automáticos para compensar la escasez de mano de obra. Determinadas empresas también están aplicando tecnologías para capacitar en accidentes a la mano de obra recién contratada para realizar trabajos manuales. En algunas empresas, los trabajadores asalariados están asumiendo temporalmente turnos por hora en determinados ámbitos críticos de producción.

Al tiempo que la crisis de COVID-19 ha intensificado la competencia en cuanto a fuentes de suministro valiosas, en ciertos sectores industriales, incluida la producción de vehículos eléctricos, el poder de negociación ha pasado de los fabricantes de equipos originales a los proveedores. Por ejemplo, Tesla y CATL anunciaron recientemente su asociación estratégica para que CATL suministre baterías de vehículos eléctricos a la producción del Modelo 3 de Tesla en China, renunciando al suministro exclusivo de Panasonic. Toyota y Panasonic también anunciaron su acuerdo para lanzar una empresa conjunta para la producción de baterías para vehículos eléctricos. Por último, BMW firmó un importante acuerdo para comprar baterías de vehículos eléctricos a CATL por valor de 7.300 millones de euros.

El brote de #coronavirus podría costarle a la economía global hasta 2.000 millones de dólares este año. @UNCTAD está instando a los gobiernos a que tomen medidas urgentes para reducir el impacto económico.

Gestión de la interrupción a largo plazo

Tradicionalmente, los ejecutivos corporativos consideran el coste, la calidad y la entrega como sus métricas clave al desarrollar estrategias de cadenas de valor. Pero tal y como ha demostrado la reciente crisis, los grandes eventos mundiales causados por pandemias como COVID-19, así como las catástrofes naturales, el cambio climático y las tensiones geopolíticas, pueden interrumpir considerablemente el suministro fiable de piezas o productos.

Las cadenas de valor de suministro no pueden establecerse de la noche a la mañana. Se necesita tiempo y esfuerzo para cualificar a los proveedores potenciales en las áreas de calidad de fabricación, capacidad, entrega, coste y su capacidad para responder a los cambios de ingeniería o demanda. Por lo tanto, las cadenas de valor de suministro están diseñadas para las necesidades a largo plazo. Una vez que se establecen, puede resultar complicado cambiarlas rápidamente para adaptarse a interrupciones impredecibles.

La pandemia COVID-19 ha recordado a los responsables de la toma de decisiones corporativas que es necesario desarrollar nuevas estrategias comerciales en sus futuros diseños de la cadena de suministro. Los indicadores clave de rendimiento que deben considerarse para los futuros diseños de la cadena de valor de suministro probablemente incluyan métricas tradicionales como el coste, la calidad y la entrega, y nuevas medidas de rendimiento que incluyan la resiliencia, la capacidad de respuesta y las posibilidades de reconfiguración (también conocidas como las 3R).

Imagen: Foro Económico Mundial

En el futuro, habrá una mayor necesidad de infraestructuras y medios técnicos para crear transparencia en las cadenas de suministro mundiales. También debe haber un llamamiento para el desarrollo de modelos predictivos para la programación proactiva y la planificación dinámica de las demandas de suministro considerando las incertidumbres y los factores de riesgo. Estos modelos predictivos ayudarán a los responsables de la toma de decisiones corporativas a realizar análisis hipotéticos de diversos escenarios.

Finalmente, en este período de emergencia, existen oportunidades para la colaboración del gobierno. Por ejemplo, los gobiernos de EE. UU. y China podrían eliminar los aranceles artificiales para que un mayor volumen de suministros y bienes se pueda transportar entre los huéspedes para combatir y mitigar la pandemia global COVID-19.

La Plataforma para la Fabricación y Producción Avanzadas del Foro Económico Mundial está reuniendo a los ejecutivos de operaciones y de la cadena de suministro y a los principales líderes del gobierno, los círculos académicos y la sociedad civil para analizar el impacto económico de COVID-19 en las cadenas de valor y ayudar a las empresas a abordar los retos existenciales y a corto plazo al tiempo que se observan los objetivos a largo plazo destinados a impulsar un cambio sistémico.