A pesar de los intensos esfuerzos realizados durante la última década para reducir la deforestación de las selvas tropicales, en 2017 se perdió cada minuto el equivalente a 40 campos de fútbol de árboles. La producción agrícola comercial de aceite de palma, soja, carne de res y otros productos básicos representa aproximadamente la mitad de esta deforestación. El cacao, el ingrediente principal de nuestras barras de chocolate, ha impulsado la deforestación en África Occidental.

Se necesitan nuevas soluciones para preservar y recuperar los bosques. Esta es la razón por la cual la industria mundial del cacao y el chocolate se ha unido a los gobiernos de África Occidental en la Iniciativa del Cacao y los Bosques. Esta asociación innovadora con múltiples participantes demuestra el poder del enfoque paisajístico para hacer frente a la deforestación impulsada por los productos básicos.

Los gobiernos de Costa de Marfil y Ghana, los dos principales países productores de cacao, y 33 de las principales compañías de cacao y chocolate del mundo firmaron un Marco de Acción conjunta en 2017. Acordaron cambios concretos en las políticas y compromisos de inversión para mejorar la gobernanza forestal, reducir los riesgos de deforestación, catalizar la protección y recuperar los bosques, además de apoyar los medios de vida de los granjeros al tiempo que fortalecen la sostenibilidad y la fiabilidad de la oferta de cacao para el futuro.

En línea con su compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas, los gobiernos y las empresas están divulgando públicamente los planes de acción detallados en la Iniciativa del Cacao y los Bosques en marzo para que todos los interesados ​​puedan revisar sus compromisos y hacer un seguimiento del progreso.

Imagen: Iniciativa del Cacao y los Bosques/ Mighty Earth

Abordar la gobernanza de los bosques y el uso de la tierra

El Plan Nacional de Costa de Marfil se basa en la estrategia gubernamental adoptada en mayo de 2018. Las prioridades estratégicas clave incluyen la aprobación del nuevo Código Forestal; creación de un Fondo Nacional de Conservación y Recuperación de Bosques; desarrollo e implementación del sistema nacional de trazabilidad del cacao; y ejecución de proyectos piloto en cinco regiones prioritarias.

El Plan Nacional de Ghana aprovecha el programa REDD+ del Bosque de Cacao de Ghana para reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la deforestación y mejorar las reservas de carbono mediante la gestión sostenible de los bosques. Las acciones prioritarias incluyen la ampliación de los enfoques paisajísticos para acabar con la degradación de los bosques en seis Áreas de Intervención Hotspot, mejorar los rendimientos del cacao mediante la adopción de prácticas inteligentes con respecto al clima y fortalecer el mapeo de la cadena de suministro.

Tanto Costa de Marfil como Ghana están introduciendo un enfoque diferenciado para mejorar el manejo de las reservas forestales, basado en el nivel de degradación de los bosques. Se están elaborando mapas actualizados sobre la cubierta forestal y el uso de la tierra, datos socioeconómicos sobre los granjeros de cacao y directrices operativas detalladas que abarcan la gestión de los bosques y el uso de la tierra, que se divulgarán públicamente.

Empresas: compromiso en profundidad

Los planes de acción iniciales de Costa de Marfil y Ghana detallan los compromisos significativos de la industria entre 2018 y 2022. Estos se actualizarán y finalizarán en 2019, a medida que los gobiernos proporcionen más de los aportes necesarios para planificar la inversión.

Para la protección de los bosques, los planes iniciales de las empresas incluyen medidas específicas para lograr un 100 % de trazabilidad en sus cadenas de suministro directas, mapear la ubicación de un millón de granjas con GPS y evaluar el riesgo de deforestación cerca de las áreas protegidas. Además, las empresas distribuirán y plantarán 12,6 millones de árboles nativos para la recuperación forestal y la agroforestería del cacao, desarrollarán 400.000 hectáreas de agroforestería de cacao y firmarán contratos para pagar a 215.000 granjeros por servicios ambientales.

Para la producción de cacao sostenible, los planes iniciales incluyen objetivos ambiciosos para llegar a 824.000 granjeros con capacitación en sostenibilidad ambiental en el cultivo de cacao, distribución de 22 millones de plantas de semillero de cacao mejoradas y actividades para apoyar la diversificación de ingresos de 340.000 hogares.

Para la participación de la comunidad, la Iniciativa del Cacao y los Bosques llegará a 7300 comunidades para lograr un desarrollo participativo de las actividades de protección y recuperación de los bosques, con enfoque específico en las mujeres y las personas jóvenes.

Aumento de los programas piloto: no hay tiempo que perder

Las empresas y los gobiernos han comenzado a traducir los planes en acción sobre el terreno, con el firme apoyo del Banco Mundial, el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania y otros socios. Los pasos clave incluyen:

- Recopilación gubernamental de información sobre el uso de la tierra y encuestas socioeconómicas en áreas prioritarias para obtener los datos necesarios para diseñar nuevos programas de agroforestería y conservación

- Desarrollo de mapeo de las granjas y sistemas de trazabilidad para garantizar que el cacao se obtenga legalmente de las granjas que están fuera de las áreas protegidas

- Desarrollo de nuevos corredores de paisajes y gestión paisajística comunitaria para conectar las reservas forestales fragmentadas y desarrollar sistemas de gobernanza del paisaje, alineados con los esfuerzos de la Alianza para Bosques Tropicales 2020

- Lanzamiento de contratos con paga por servicios medioambientales directamente con los granjeros

- Uso del monitoreo satelital para rastrear la deforestación ilegal en áreas hotspot y emitir alertas

Juzga por las semillas que plantas

Acabar con la deforestación es un desafío social, económico y ambiental complejo. Si bien los enfoques paisajísticos se están imponiendo cada vez más, son extremadamente complicados de diseñar e implementar. Requieren una confianza significativa entre las personas interesadas, una comprensión y un análisis detallados de los impulsores de la deforestación, y la alineación y secuencia de políticas complejas y acciones de inversión.

A medida que avanzamos en la implementación de los compromisos de la Iniciativa de Cacao y Bosques, debemos ser adaptables, flexibles y pacientes. Sin duda, cometeremos errores y tendremos que ajustar nuestros planes y plazos a medida que trabajamos, aprendiendo con los granjeros, las comunidades y otros socios locales en el terreno.

“Juzga cada día, no por la cosecha, sino por las semillas que plantas”, dice un proverbio guineano. Las compañías y los gobiernos están intensificando este camino difícil y complejo, y esperamos que los socios de desarrollo, las organizaciones ambientales y demás interesados se unan a nosotros. Trabajemos juntos para plantar las semillas correctas y cultivarlas para que crezcan en un paisaje sostenible de cacao y bosques.

Richard Scobey, Presidente, Fundación Mundial del Cacao