La globalización y los avances tecnológicos no han mejorado la vida de todos. Por el contrario, la desigualdad está creciendo, tanto dentro como entre los países. Para unificar un mundo cada vez más fracturado, necesitamos líderes innovadores con un sentido de administración colectiva que puedan encontrar nuevas soluciones a los desafíos actuales y futuros, posiblemente utilizando tecnología que aún no se ha inventado.

La pregunta fundamental, por lo tanto, es ¿hasta qué punto estamos logrando fomentar las habilidades que los niños necesitan para ser futuros líderes e innovadores? Por primera vez, el Banco Mundial dedicó su principal reporte anual más reciente, el Informe sobre el desarrollo mundial (septiembre 2017), enteramente al aprendizaje y la educación. Según este informe, 650 millones de niños asisten a la escuela primaria, pero increíblemente, 250 millones de ellos ni siquiera aprenden las habilidades básicas. Incluso después de varios años en la escuela, los niños, especialmente en el mundo en desarrollo, no pueden leer, escribir ni resolver problemas matemáticos básicos. Como concluye el informe, sin un aprendizaje adecuado en las escuelas, la educación no cumplirá su cometido de eliminar la pobreza extrema y crear oportunidades compartidas y prosperidad para todos.

Imagen: UNESCO

La crisis del aprendizaje es mundial

La educación en el mundo en desarrollo está evidentemente rezagada, pero ¿todo anda bien en el mundo desarrollado?

En la Fundación LEGO, sostenemos que la crisis del aprendizaje es aún más inquietante que la descrita por el Banco Mundial. Los niños no solo no aprenden los conceptos básicos, sino que tampoco aprenden una variedad de habilidades, en particular, la creatividad, resolución de problemas, el pensamiento crítico y la colaboración, necesarias para abordar los desafíos crecientes de una sociedad mundial fracturada. Las habilidades como la creatividad y la colaboración tienen menos que ver con lo que se enseña y más con la forma en que aprenden los niños.

Muchos sistemas escolares no han evolucionado con el tiempo, y siguen dependiendo de los métodos de enseñanza tradicionales adecuados para las demandas de la revolución industrial del siglo XIX o de la sociedad del conocimiento del siglo XX, pero no de la realidad del siglo XXI. La retención del conocimiento sigue siendo esencial y los regímenes de prueba dejan a los niños (y maestros) estresados ​​y frustrados.

Como se afirma en el Informe Global de Capital Humano, los sistemas escolares simplemente están "desconectados de las habilidades necesarias para funcionar en los mercados laborales actuales". En esencia, la crisis del aprendizaje es un problema mundial que requiere un replanteo de los sistemas educativos para garantizar que los niños se preparen de manera apropiada para enfrentar los desafíos que se avecinan.

El juego: un antídoto serio y poderoso

Una estrategia para rediseñar los sistemas educativos y equipar a los niños con las habilidades adecuadas que a menudo se pasa por alto. Necesitamos ofrecer oportunidades para que los niños aprendan de forma más natural y atractiva: jugando. También necesitamos borrar la falsa dicotomía que suele establecerse entre el juego y el aprendizaje del contenido académico.

Desde la primera infancia, los niños tienen una increíble habilidad natural para aprender sobre el mundo a través del juego, y cada vez es más evidente que el juego es primordial para el desarrollo y el aprendizaje. Sabemos que la creatividad es una habilidad muy importante y el juego de simulación, pretender ser Batman o el anfitrión de una fiesta del té para amigos imaginarios, es la manera en que los niños practican el pensamiento original, uno de los principales procesos cognitivos de la creatividad.

Jugar también ayuda a los niños a aprender habilidades que predicen los logros académicos posteriores. Por ejemplo, la investigación muestra que el juego de la construcción está relacionado con el desarrollo de habilidades de visualización espacial, y estas habilidades están fuertemente conectadas con las matemáticas y la resolución de problemas.

Un estudio reciente determinó que por cada dólar invertido en educación temprana basada en juegos de calidad, la sociedad recibe un retorno de entre 7 y 12 dólares. Como tal, el aprendizaje a través del juego es una gran inversión para la sociedad.

Pero aprender a través del juego no solo es importante o puede aplicarse en los primeros años de vida. Un gran ejemplo de cómo un enfoque lúdico para enseñar materias básicas y una variedad de habilidades puede dar sus frutos tanto dentro como fuera del aula son los PRIMEROS programas robóticos. A distintos grupos de niños se les plantea un desafío particular cada año, como abordar el problema de los residuos o de discapacidad, y aprender a construir y programar robots que aborden estos problemas. Un estudio reciente respalda la efectividad de estos programas y descubre que los estudiantes participantes aprenden habilidades relacionadas con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, y desarrollan un fuerte deseo de trabajar en estos campos. Lo que es más importante, el estudio también descubrió que los estudiantes desarrollan habilidades fundamentales para trabajar, como buena comunicación y pericia en la resolución de problemas.

Contrarrestar la crisis de aprendizaje

Si no podemos contrarrestar la crisis de aprendizaje y continuamos en el camino de las pruebas estandarizadas y la retención de conocimiento, no le haremos ningún favor ni a nuestros niños ni al mundo. Se necesita con urgencia una visión más holística, que incluya tanto las materias académicas tradicionales como una variedad más amplia de habilidades.

Crear un ambiente de aprendizaje lúdico no es contrario al aprendizaje de las disciplinas clásicas que se enseñan en la escuela. Por el contrario, es una oportunidad para aprovechar la capacidad natural de aprendizaje de los niños y crear oportunidades para una capacitación mucho más profunda y estudiantes más comprometidos. Es una forma de preparar a los líderes e innovadores del mañana para que puedan enfrentar un mundo fracturado.

Citando al fallecido Seymour Papert, profesor emérito del MIT, nunca debemos olvidar que los niños nacen aprendiendo mucho y que nosotros, como adultos, deberíamos, de hecho, esforzarnos mucho más para ser como ellos.