"Veo a Trump de una manera muy diferente a como lo ven ustedes", dijo Anthony Scaramucci a los participantes en Davos

Cuando Donald Trump fue votado como 45. º presidente de los Estados Unidos, contra muchos pronósticos, en noviembre de 2016, muchos comentaristas predijeron que era el comienzo del fin de la globalización.

Después de todo, durante su campaña, prometió romper acuerdos comerciales, imponer aranceles y construir muros.

Pero según Anthony Scaramucci, quien desde el viernes dirigirá la Oficina de Relaciones Públicas y Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, esto no podría estar más lejos de la verdad.

"Trump podría ser una de las últimas grandes esperanzas de la globalización", dijo el veterano de Davos a los participantes en una sesión el primer día de la Reunión Anual.

Trabajando para volver a poner de pie a la clase media moribunda de los Estados Unidos, Trump podría paradójicamente terminar salvando la globalización: "si se puede lograr un aumento de los salarios en los EE. UU., se puede crear más poder adquisitivo. Y ese círculo virtuoso de consumo se extenderá al comercio global, y traerá consigo paz y prosperidad más global ", sostiene Scaramucci.

Eso no es lo único que Scaramucci piensa que muchos de nosotros entendimos mal sobre el próximo presidente de los Estados Unidos.

No, Trump no quiere una guerra comercial con China

Durante la campaña presidencial, Trump hizo declaraciones con insultos contra China, acusando al gigante asiático de manipulación de la moneda, proteccionismo e, incluso, de inventar el cambio climático. Ha dejado a mucha gente preocupada de que las relaciones entre Estados Unidos y China empeoren bajo la administración de Trump.

Tonterías, dijo Scaramucci a los participantes: "China y los EE. UU. tienen una causa en común, y debemos tener una relación bilateral fuerte. No queremos tener una guerra comercial. Queremos un proceso de comercio libre y justo".

Hasta ahora, señaló, las relaciones comerciales de los Estados Unidos con países como China han sido "asimétricas", es decir, hemos permitido que los bienes y servicios ingresen libremente, y no siempre insistimos en que esto fuera recíproco. "Todo lo que estamos pidiendo ahora es crear más simetría en estos acuerdos comerciales".

No, Trump no quiere desintegrar la OTAN

Los líderes europeos quedaron según se dice "asombrados" por la decisión de Trump de calificar a la OTAN, una alianza militar establecida en 1949, de "obsoleta".

Pero según Scaramucci, el punto de Trump era una trama argumental que pasó desapercibida para mucha gente. De hecho, él estaba pidiendo una reforma de un organismo anticuado.

"La OTAN fue diseñada para fortificar a las democracias de Europa Occidental contra una amenaza comunista... Hoy en día, sin embargo, el mundo es radicalmente diferente al mundo en el que vivíamos antes". Y es debido a estas transformaciones que la OTAN también debe cambiar.

"Lo que Trump quiere decir es que si miramos el mundo de hoy, 2017, tal vez debemos enfocarnos más en rechazar potencialmente el terrorismo islámico radical".

No, no quiere ver el final de la Unión Europea

Se ha pronunciado en varias ocasiones contra la Unión Europea, hace tan solo unos días, la describió como un "vehículo para Alemania", y predijo que más países seguirán a Gran Bretaña y se irán.

Pero al igual que con la OTAN, Scaramucci piensa que Trump simplemente está pidiendo la reforma de lo que él ve como un organismo obsoleto.

"Todo lo que el candidato estaba diciendo en ese momento era: "Tal vez la gente en Bruselas no sabe exactamente las políticas correctas que deberían ponerse en marcha en Manchester, en el Reino Unido. Y ahora está diciendo, escuchen, hagan bien las cosas".

No, no es belicista

Se ha acusado a Trump de instigar a la guerra y se ha hablado de sus planes para aumentar el arsenal nuclear de los Estados Unidos. Pero ese no es el hombre que Scaramucci conoce.

"Trump no está buscando un aumento del militarismo. En todo caso, exactamente lo contrario. Recuerdo, después de que alguien lo acusó de tener ganas de apretar el botón nuclear, me miró y dijo: ‘‘Dios mío, tengo hijos y nietos a los que quiero, sería la última persona que querría hacer eso".

Y si se debe creer a Scaramucci, las dudas de algunas personas acerca del próximo presidente de los Estados Unidos pronto podrían desaparecer: "Lo veo muy diferente a como lo ven ustedes, pero creo que durante los próximos cuatro años... van a empezar a verlo más como lo veo yo".

Vea la sesión completa aquí.