¿Tiene cambio de mil millones? El desquiciado mundo de la moneda de Zimbabue

Image: REUTERS/Philimon Bulawayo

Keith Breene
Senior Writer, Forum Agenda
Comparte:
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Desequilibrios económicos globales

Si el Presidente Mugabe esperaba que su pueblo se pusiera contento con la noticia de que el país recuperaría su moneda, estará extremadamente decepcionado. Ha habido una recepción bastante hostil de los ciudadanos de Zimbabue hacia los planes de ‘billetes de bonos’, anclados al dólar estadounidense.

Durante los últimos siete años, el país ha funcionado completamente con moneda extranjera después que una inflación de 500 mil millones por ciento llevara a abandonar el dólar nacional.

Los nuevos billetes de bonos son un intento de complementar aquellas monedas extranjeras, que suelen ser el resultado de un colapso en las exportaciones.

A pesar de la promesa de que los billetes nuevos reflejarán el valor del dólar estadounidense, muchos son escépticos por lo que sucedió la última vez que confiaron en la moneda local.

Ascenso

Zimbabue estuvo tan perjudicado por la hiperinflación que el Banco Central no podía permitirse gastar papel para imprimir billetes de billones de dólares - prácticamente inservibles-.

El gobierno informó en julio de 2008 que Zimbabue experimentaba una inflación de 231 millones por ciento (231.000.000%). Sin embargo, el grupo de expertos libertario, el Instituto Cato, cree que la verdadera tasa de inflación fue de 89,7 sextillones por ciento u 89.700.000.000.000.000.000.000%.

Camp0s/Wikimedia

Es interesante entender que el país ahora está lidiando con el problema opuesto.

Como Gran Bretaña, Japón, los EE. UU. y otras naciones que enfrentan las consecuencias de una demanda débil y combustible barato, Zimbabue está actualmente más amenazado por la posibilidad de una caída de precios. Pero eso no significa que su gente esté lista para confiar en que esa hiperinflación no sucederá otra vez.

Estándar dorado

Estados Unidos imprimió billetes de alto valor hasta 1969, cuando las denominaciones de moneda estadounidense sobre $100 fueron declaradas obsoletas por orden ejecutiva del Presidente Nixon, en parte por los problemas con el crimen organizado.

Museo Nacional de Historia Estadounidense

El billete de mayor denominación impreso en los EE. UU fue un certificado de oro por $100.000, con un retrato del Presidente Woodrow Wilson.

Atlas Obscura dice que 42.000 de estos billetes se imprimieron en los años 30 para usar en la Reserva Federal. Se los considera propiedad del gobierno y es ilegal que los coleccionistas los tengan.

Moneda de la Unión Europea

La Unión Europea actualmente utiliza un billete de €500, pero Italia imprimió un billete de lira por 500.000 hasta que adoptó la moneda única.

OneArmedMan/Wikimedia

Registro mundial

El peor caso de hiperinflación se lo considera en Hungría en la posguerra. Durante este periodo, 100 mil millones de billetes pengő se emitieron pero todavía no era suficiente para comprar nada de valor real.

Hungría presentó la nueva moneda en 1946, el florín, y un fotógrafo famoso mostró a un barrendero tirando grandes cantidades de billetes de pengő a la alcantarilla.

Timur Lenk/Hungarian National Museum

Un florín nuevo se cambió por 400 octillones de (400.000.000.000.000.000.000.000.000.000) pengő.

Peter.orosz/Wikimedia

Más inflación

Mientras muchos de estos billetes de altas denominaciones no tenían valor cuando estaban en circulación, otros han ganado valor desde entonces.

Los coleccionistas sienten entusiasmo por tener billetes con valores excesivamente altos por la novedad de ser un billonario en papel y el absurdo de los valores profesados.

De manera irónica, los billetes de billones de dólares que no podían comprar un boleto de ómnibus en Zimbabue siete años atrás ahora a veces se venden por cientos de dólares estadounidenses en todo el mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial