¿Es posible que en España, todavía uno de los países con mayor desempleo de las economías avanzadas, los trabajadores disfruten de un buen equilibrio entre la vida personal y el trabajo? Según los últimos datos del "Índice para una Vida Mejor", una plataforma con información sobre bienestar de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), este sería el caso. Así, España sería el cuarto país de entre los que componen el organismo (junto con Rusia, Brasil y Sudáfrica) en el que resulta más fácil hacer compatible la vida privada con la laboral, este solo superado por los Países Bajos, que lidera el ranking, seguido de Italia y Dinamarca.

Para realizar el índice en el que se basa la clasificación los expertos de la OCDE tuvieron en cuenta el número promedio de horas de trabajo y el tiempo de ocio y cuidado personal de cada Estado, entre otros factores.