Foro Institucional

3 principios sencillos para abordar la vulnerabilidad social y los objetivos ESG

Un campo de paneles solares ilustra los retos de la inversión ESG.

Energizando la inversión ESG. Image: Andreas Gücklhorn/ Unsplash

Alexis Crow
Partner; Global Head, Geopolitical Investing, PwC
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Foro Institucional??
La visión global
Explora y monitorea cómo Desarrollo sostenible afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Agenda de Davos

Este artículo es parte de: Sustainable Development Impact Meetings

Listen to the article

  • Muchos inversores y ejecutivos están lidiando con las exigencias de mandatos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) cada vez mayores.
  • A medida que se desarrolla el debate sobre ESG y sostenibilidad, muchos dentro del sector privado están interviniendo y asumiendo una mayor responsabilidad al respecto.
  • Los inversores y los ejecutivos necesitan un marco para abordar de forma constructiva las vulnerabilidades sociales a su alcance, al tiempo que construyen de forma coherente su propio valor empresarial.

En lo que se considera un panorama empresarial y un entorno político muy polarizados en Estados Unidos, muchos inversores y ejecutivos se encuentran lidiando con exigencias cada vez mayores de mandatos, informes y preferencias ambientales, sociales y de gobernanza (ASG o ESG, por sus siglas en inglés). Con la polarización ideológica como telón de fondo, distintos bandos políticos están a menudo en desacuerdo sobre tomar partido en cuestiones sociales y globales.

En el mundo empresarial, esa división se manifiesta en si un ejecutivo debe servir a los accionistas (según el concepto de Milton Friedman) o a la comunidad más amplia de partes interesadas. De hecho, mientras que los reguladores y los grupos de capital influyentes -incluidos los fondos de pensiones- están respondiendo a la creciente demanda de ESG, algunos inversores de la derecha del espectro político se han refugiado en fondos cotizados en bolsa de enfoque conservador, inversiones que están ostensiblemente alineadas con algunos ideales republicanos.

Incluso cuando se enfrentan al componente más fácil de codificar de ESG -la E de "environmental" o ambiental-, algunos líderes empresariales se preguntan si los compromisos para avanzar hacia el cumplimiento del límite de calentamiento de la Tierra de 1,5 Celsius (en consonancia con el Acuerdo de París sobre el clima) podrían entrar en conflicto con un deber fiduciario. De hecho, 18 meses después de una crisis energética a ambos lados del Atlántico, en un esfuerzo por reducir costes y mejorar los márgenes, algunos ejecutivos y consejos de administración han debatido en voz baja volver a las formas tradicionales de energía -como el carbón- en lugar de construir capacidad de energía renovable.

A medida que se desarrolla el debate sobre ESG y sostenibilidad, muchos dentro del sector privado están interviniendo y asumiendo una mayor responsabilidad en las comunidades en las que operan. Esto puede deberse en parte a la posibilidad de lograr una mayor eficiencia. El éxito de muchas inversiones de asociaciones público-privadas (P3) en infraestructuras demuestra que el sector privado -incluso cuando trabaja conjuntamente con el sector público- puede ser muy eficiente en la ejecución de proyectos de capital a gran escala.

¿Has leído?

Además, en las economías avanzadas actuales, muchos gobiernos son criticados por no cumplir eficazmente el contrato social con sus ciudadanos. La profundización y el aumento de las desigualdades socioeconómicas -en parte como resultado de los cambios estructurales y seculares de pasar de economías productoras de bienes a economías proveedoras de servicios- también pueden verse agravados, aunque sea involuntariamente, por las acciones del sector privado. Por ejemplo, el torrente de inversiones en el sector inmobiliario residencial desde la crisis financiera mundial se ha señalado como un factor que contribuye a la crisis de la vivienda asequible en ciudades desde Atlanta a Los Ángeles y desde París a Toronto.

Aunque algunos trabajadores se han beneficiado de un respiro temporal en la desigualdad de ingresos gracias al aumento de los salarios, una faceta de la rigidez del mercado laboral inducida por la pandemia, es poco probable que desaparezcan pronto los numerosos factores que contribuyen a agravar las desigualdades de riqueza, oportunidades, cualificaciones y educación. Dicho de otro modo, incluso con ingresos mayores, algunos trabajadores pueden seguir experimentando diversas formas de desigualdad económica y carecer de los medios para llevar una vida digna.

En consecuencia, es probable que al sector privado se le encomienden mayores responsabilidades para cumplir con la "S" -o componente social- de ESG. La necesidad de asumir esta carga puede verse amplificada por el rápido cambio tecnológico, incluida la aceleración de la IA, además de las exigencias de la hipertransparencia, los medios sociales y la comunicación a la velocidad del rayo. Así pues, junto con sus crecientes responsabilidades, los inversores y ejecutivos necesitan un marco para abordar de forma constructiva las vulnerabilidades sociales a su alcance, al tiempo que construyen de forma coherente su propio valor empresarial. Y lo que es más importante, a la luz de la polarización arraigada en nuestro entorno político y de ética empresarial, ese marco debe resistir la prueba del equilibrio: no sucumbir a un extremo de una división política y tener sentido común y práctico.

Solidaridad, subsidiariedad y trabajo digno

Tres conceptos clave ofrecen a los ejecutivos de las empresas una forma de inculcar la responsabilidad en las sociedades en las que operan, con el potencial de ir más allá de las divisiones políticas e incluso atravesar generaciones. Se trata de la solidaridad, la subsidiariedad y la dignidad en el trabajo. Surgidos de un examen teológico y filosófico de los desafíos planteados al trabajo humano por la Revolución Industrial y, más tarde, por el ritmo de los avances tecnológicos en el siglo XX, estos tres conceptos constituyen la base de la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) sobre la vida económica. De hecho, estos conceptos tienen una resonancia más amplia y una aplicabilidad potencial para proporcionar a los inversores y ejecutivos un marco con el que abordar o mitigar las vulnerabilidades sociales.

Solidaridad
La solidaridad lleva implícita la necesidad de estar codo con codo con los demás trabajadores de la sociedad. Reconoce la necesidad de "ir más allá de una cultura individualista", endémica en nuestras sociedades posmodernas. El sentido de la solidaridad se puso de manifiesto durante la pandemia de COVID-19 con el apoyo a los trabajadores esenciales. En el mundo empresarial, la solidaridad también sustenta el concepto de copropiedad de las empresas, ofreciendo a los empleados la oportunidad de poseer una parte del "gran banco de trabajo" en el que operan. Esta oportunidad de combinar el trabajo con la propiedad del capital muestra la forma en que una empresa puede convertirse en una "comunidad solidaria".

Subsidiariedad
Intrínsecamente relacionado con la solidaridad, el principio de subsidiariedad reconoce que cada persona y cada segmento de la sociedad importa, por débil que sea. Así pues, la iniciativa, la libertad y la responsabilidad de las células "más pequeñas", pero "esenciales", de la sociedad deben mantenerse y respetarse. Una sociedad que funcione bien apoyará el desarrollo de las capacidades "presentes en todos los niveles de la sociedad". Quienes ocupan posiciones de poder y liderazgo tienen la responsabilidad de respetar y apoyar la dignidad de cada persona, su iniciativa privada y su derecho a participar en la vida económica.

Trabajo digno
Implícitamente relacionado con esto está el principio de la dignidad del trabajo: es decir, que todas las personas tienen derecho a participar en la iniciativa económica y a un trabajo productivo, salarios dignos y condiciones laborales justas. Así, incluso en una época de "ansiedad por la automatización" -y de miedo al desempleo tecnológico-, la implicación es que cada persona tiene un conjunto único de habilidades, dones y talentos que aportar a la vida económica. La formación profesional y el "aprendizaje para el trabajo" continuo también podrían ser intrínsecos a la dignidad del trabajo en una era de aceleración tecnológica.

Un arquitecto clave de la DSI, el Papa Juan Pablo II fue bastante clarividente al analizar lo que denominó el "fluido" e "impredecible" contexto económico de finales del siglo XX, que ya requería un sistema educativo para apoyar la "necesidad cada vez más generalizada de cambiar de trabajo muchas veces a lo largo de la vida". Esto implica formación profesional, reciclaje y nuevas formas de formación para los desempleados, formas de educación que podrían empezar a considerarse como inversiones sociales por parte de las empresas del sector privado, en lugar de un mero desembolso público.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en el ámbito de la diversidad, equidad e inclusión?

En relación con lo anterior, y en medio del sensacionalismo sobre la IA generativa, el principio de la dignidad del trabajo se basa en una clara relación entre la persona humana y el trabajo. En consecuencia, el ser humano es el sujeto -y no el objeto- del trabajo. La aceleración de la IA tiene el potencial de invertir esa relación, incluso haciendo que los poseedores de capital se conviertan en el objeto -más que en el sujeto- de su propio trabajo. Es probable que la defensa de la dignidad del trabajo en medio de la sustitución de tareas por la tecnología sea cada vez más importante y un tema de reflexión para los CEOs y consejos de administración.

Cómo intervienen y apoyan las empresas a sus empleados

Mientras los empresarios navegan por un mercado laboral excepcionalmente ajustado y, en particular, mientras las economías occidentales luchan contra la alta inflación y la escasez de mano de obra, algunas empresas se han vuelto creativas a la hora de atraer y retener el talento. Significativamente, estos incentivos han ido más allá de los aumentos salariales tradicionales: de hecho, aumentar los ingresos es solo una forma de reducir la desigualdad, mientras que otras desigualdades socioeconómicas pueden persistir. En EE. UU., aunque los ingresos reales del 50% inferior de la distribución aumenten un 20% en 2021 con respecto a los niveles de 2019, es posible que algunos trabajadores no dispongan de los medios para llevar una vida digna. Principalmente, los costes de la vivienda, el cuidado de los niños, la educación y la atención sanitaria pueden seguir estando fuera de su alcance, lo que coloca a los empleados en desventaja en términos de productividad, así como en la creación de riqueza.

Mientras persiste la crisis de asequibilidad de la vivienda, las empresas encuentran nuevas formas de ayudar a sus empleados. Una empresa de consumo está pagando los costos de cierre -que se deben pagar cuando se concreta la adquisición de un inmueble- para que sus empleados compren su primera vivienda, mientras que una empresa tecnológica está trabajando con una plataforma de préstamos para proporcionar ayuda hipotecaria. Incluso a pesar de las opciones de trabajo a distancia, las empresas tecnológicas siguen construyendo viviendas para sus empleados, así como viviendas asequibles, cerca de sus campus.

Los sucesivos gobiernos de EE. UU., conscientes de la necesidad crucial de aumentar la disponibilidad y asequibilidad de los servicios de guardería, siguen ofreciendo a las empresas incentivos para su prestación, el más reciente de los cuales es la ley CHIPS del Presidente Biden. Más allá del ámbito de los semiconductores, las empresas de consumo, hostelería y venta al por menor están aumentando la disponibilidad de guarderías en el trabajo. En lugar de ofrecer una mayor flexibilidad como forma de hacer frente a las obligaciones del cuidado de los hijos, esto permite a los empleados la oportunidad de relacionarse en persona, al tiempo que aumenta ostensiblemente los niveles de productividad y felicidad.

Aunque el apoyo a la educación universitaria no es nada nuevo para algunas empresas estadounidenses, la oferta de formación en gestión para trabajadores con salarios más bajos supone un notable avance en el mercado laboral. Es posible que algunos empleados no opten por cursar estudios universitarios y deseen seguir su propia trayectoria profesional, pero carezcan de la formación en gestión necesaria para progresar. Al invertir en este tipo de competencias -incluidas las blandas-, las empresas con visión de futuro reconocen implícitamente que la educación puede dejar de ser un gasto público y que el sector privado puede tener que intervenir. Tales inversiones en capital humano son coherentes con un tema de la dignidad del trabajo tratado anteriormente: el de la necesidad de apoyar la formación profesional y el reciclaje, en medio de los cambios en las características profesionales de nuestro entorno económico.

Por último, ante las carencias del sector público, una empresa londinense ofrece asistencia sanitaria privada a sus empleados. Al igual que ocurre con la oferta de vivienda, guarderías y educación, dotar a los trabajadores de un nivel adecuado de asistencia sanitaria es otra forma de mejorar la productividad dentro de la empresa, así como de compensar posibles insuficiencias en la oferta de bienes públicos.

Cabe señalar que estos esfuerzos, desplegados en un contexto de escasez de mano de obra, ponen de manifiesto el uso de incentivos económicos clásicos. Sin embargo, al adoptar medidas prácticas para mitigar las desigualdades -y proporcionar potencialmente a los trabajadores los medios para llevar una vida digna y más productiva-, el sector privado está interviniendo allí donde el mercado resulta ineficiente. Al ofrecer ayudas para la vivienda, el cuidado de los niños, la educación y la atención sanitaria, los empresarios privados -aunque quizá sin saberlo- están poniendo en práctica los tres principios interrelacionados de solidaridad, subsidiariedad y dignidad del trabajo. Estos esfuerzos tienen el potencial de erosionar diversas formas de desigualdad económica, incluidas las de riqueza, cualificaciones y oportunidades.

Como tal, esto ofrece a los inversores que se centran en el cumplimiento de la "S" en los criterios ESG claras oportunidades para invertir capital en empresas que están realizando cambios duraderos. Lo más importante es que estos esfuerzos tienen sentido práctico y ofrecen una forma potencial de abordar las vulnerabilidades sociales sin caer presa de la polarización de la ética empresarial.

Por último, más allá de la dinámica del mercado de trabajo y de un posible reequilibrio del empleo, los responsables del sector público con visión de futuro podrían recurrir a la política fiscal para respaldar estas medidas. Aunque muchos gobiernos han sido expertos en el uso de estas palancas para abordar los componentes "E" o ambientales de la ESG, también podrían seguir el ejemplo del sector privado sobre cómo abordar eficazmente las vulnerabilidades sociales, con métodos que no se aferren a los extremos de las divisiones políticas, sino que se basen en la necesidad de amplificar la dignidad, a todos los niveles.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Foro InstitucionalEquidad, Diversidad e InclusiónDesarrollo Sostenible
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Construir una economía del cuidado: 4 líderes explican por qué invertir hoy creará un impulso positivo de prosperidad

Julia Hakspiel and Silja Baller

8 de abril de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Iniciar sesión
  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial