Nature and Biodiversity

Para preservar los bosques, las empresas deben pensar más allá de su propia cadena de valor

La selva amazónica vale más para nosotros intacta.

La selva amazónica vale más para nosotros intacta. Image: Reuters/ Bruno Kelly

Luiz Fernando do Amaral
Chief Executive Officer, Science Based Targets initiative (SBTi)
Giulia Carbone
Director, NCS Alliance
Comparte:
Nuestro impacto
¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial para acelerar la acción en Nature and Biodiversity??
La visión global
Explora y monitorea cómo Bosques afecta a las economías, las industrias y los problemas globales
A hand holding a looking glass by a lake
Innovación mediante crowdsourcing
Involúcrate con nuestra plataforma digital de crowdsourcing para lograr un impacto a escala
Mantente al día:

Climate and Nature

Listen to the article

  • La actual estructura de incentivos no protege los bosques del mundo, que son cruciales para mitigar el cambio climático.
  • En la actualidad, las soluciones basadas en la naturaleza sólo reciben un tercio de la financiación necesaria hasta 2030 para cumplir los objetivos climáticos.
  • Las empresas agrícolas y de otros sectores deben aumentar sus inversiones en soluciones basadas en la naturaleza más allá de su propia cadena de valor.

En algunas zonas de los trópicos, el sonido de una motosierra, seguido de un árbol que se estrella contra el suelo, se ha vuelto demasiado familiar. En 2021, el mundo perdió 11,1 millones de hectáreas de cubierta arbórea, más de un tercio de ellas en bosques tropicales primarios. Esta extensión de tierra boscosa almacenaba anualmente tanto carbono como las emisiones de combustibles fósiles de la India, el tercer país emisor después de China y Estados Unidos.

Las causas de esta devastación ambiental están ampliamente reconocidas. Algunos miembros de las industrias maderera y agrícola se rigen por un modelo básico que da prioridad a los beneficios económicos a corto plazo frente a los inestimables beneficios a largo plazo de un bosque vivo.

Debemos cambiar esta estructura de incentivos y desincentivos si queremos proteger nuestros bosques, ya que los costes ambientales y sociales de la destrucción son enormes. Las prácticas forestales insostenibles no sólo están llevando a la flora y la fauna a la extinción, sino que la deforestación tropical se ha relacionado con grandes reducciones de las precipitaciones. Estos cambios en los patrones de precipitación pueden provocar sequías, perjudicando potencialmente la productividad agrícola. Hasta que no modifiquemos nuestras estructuras económicas para reducir los incentivos que llevan a los terratenientes a talar árboles, no pondremos fin a la deforestación.

¿Has leído?

Por ejemplo, sólo en 2021, los dos estados brasileños con mayores tasas de deforestación produjeron productos agrícolas por valor de 50 000 millones de dólares que fueron comprados y vendidos por empresas de todos los tamaños y tipos. El poder de las cadenas de suministro empequeñece la cantidad prometida por la financiación del carbono para los bosques. Con nuestros modelos económicos actuales, en muchos casos, la deforestación sigue siendo rentable. Para mantener los bosques en pie, debemos dar mucho más valor a los beneficios que estos proporcionan.

En nuestro afán por innovar, a menudo olvidamos lo que es sencillo y ya está a nuestro alcance: la cubierta arbórea del planeta elimina de forma natural el dióxido de carbono de la atmósfera. Desde la revolución industrial, los bosques combaten el aumento de la temperatura global. Los ecosistemas terrestres absorben casi el 25% de todo el dióxido de carbono de nuestra atmósfera. Sin ellos, no podemos mantener la temperatura global por debajo del umbral de 1,5 °C del Acuerdo de París. De hecho, se ha demostrado que los bosques tropicales tienen un efecto global de enfriamiento, no sólo por su eliminación de carbono, sino también por sus altas tasas de evapotranspiración y su capacidad para estimular la nubosidad. Si tenemos en cuenta los efectos no relacionados con el carbono de la deforestación tropical, la contribución estimada al calentamiento global aumenta en un 50%.

Sin embargo, la importancia de estos sumideros naturales de carbono no se refleja en los niveles de protección, cuidado e inversión que reciben. Las soluciones al cambio climático basadas en la naturaleza -que incluyen esfuerzos para proteger, restaurar y gestionar de forma sostenible estos ecosistemas vitales- reciben apenas un tercio de la financiación necesaria para 2030 para cumplir nuestros objetivos climáticos. Al no destinar la financiación necesaria a las soluciones basadas en la naturaleza, estamos comprometiendo de forma colectiva y miope nuestra capacidad para mitigar el colapso climático inducido por el hombre. Por lo tanto, es imperativo que cerremos la brecha entre las necesidades financieras y la realidad esta década.

Afortunadamente, aún hay esperanza. El ritmo al que las empresas establecen objetivos climáticos basados en la ciencia se está acelerando: Empresas que representan más de 38 billones de dólares de la economía mundial -incluido el sector agrícola- tienen ahora un objetivo validado con base científica o se han comprometido a fijarlo. Además, la actitud ante la acción climática está cambiando. La Directiva sobre alegaciones verdes y blanqueo ecológico, propuesta recientemente por el Parlamento Europeo, pone de relieve la creciente demanda de los consumidores de ver reducciones reales de las emisiones. La acción climática basada en la ciencia se considera cada vez más, no como un añadido opcional de las corporaciones, sino como un requisito previo esperado de las empresas responsables.

Se trata de una tendencia positiva que debería acelerarse y ampliarse. Pero dado el nivel de reducciones y eliminaciones necesarias, incluso si muchos líderes de empresas alimentarias y agrícolas reducen sus emisiones con base científica, podría no ser suficiente para alcanzar nuestros objetivos climáticos y naturales globales. La naturaleza requiere actividades de evitación y mitigación por parte de las empresas en todos los frentes; primero dentro de sus cadenas de suministro. Después, las empresas, tanto dentro como fuera del sector agrícola, también deben invertir en soluciones climáticas naturales más allá de sus cadenas de valor inmediatas. Sólo entonces podremos mantener 1,5 ºC a nuestro alcance.

Con nuestros modelos económicos actuales, en muchos casos, la deforestación sigue siendo rentable. Para mantener los bosques en pie, debemos dar mucho más valor a los beneficios que estos proporcionan.

La mitigación más allá de la cadena de valor se refiere a acciones o inversiones fuera de la cadena de valor de una empresa que sirven para limitar o reducir los impactos del cambio climático. Esto incluye, entre otros mecanismos, inversiones del mercado de carbono en soluciones climáticas naturales que impiden que se liberen emisiones adicionales (por ejemplo, la conservación de los bosques tropicales) o retiran carbono de la atmósfera (por ejemplo, la restauración de los bosques de manglares).

Muchos líderes corporativos del clima ya han integrado soluciones basadas en la naturaleza en sus estrategias más allá de la cadena de valor, complementando sus planes internos de descarbonización. Pero ante tal variedad de estrategias de mitigación climática, es fácil que las empresas se sientan perdidas en el mar de opciones. Afortunadamente, muchas partes interesadas de la financiación del carbono y del mercado voluntario del carbono están desarrollando orientaciones y mecanismos innovadores para ayudar a las empresas.

Por ejemplo, la iniciativa SBTi ha desarrollado una Norma Net-Zero, uno de cuyos pilares centrales es la jerarquía de mitigación . Aunque la jerarquía establece que las empresas deben dar prioridad a la reducción de las emisiones de sus propias cadenas de valor y operaciones comerciales, también está claro que la urgencia de la crisis climática no deja tiempo para retrasar la mitigación externa. Las empresas que quieran ser líderes climáticos deben invertir simultáneamente en acciones climáticas más allá de sus cadenas de valor. Es esencial que las empresas combinen enfoques para la acción climática. Para apoyarlo, la SBTi está elaborando unas directrices de mitigación más allá de la cadena de valor. Aunque estas directrices están en fase de desarrollo y la integridad de los créditos de carbono sigue mejorando, invertir hoy en estos esfuerzos -además de en la reducción absoluta de emisiones- es una obviedad.

La nueva guía del comprador de la Natural Climate Solutions (NCS) Alliance ofrece orientaciones para promover la inversión en soluciones de alta calidad basadas en la naturaleza. Un proyecto de alta calidad de define como aquel que aporta beneficios reales, adicionales y duraderos tanto para las personas como para el planeta. De hecho, muchos de nosotros, especialmente los del Sur global, podemos obtener beneficios sustanciales de la financiación del carbono. Si se reparten equitativamente, los ingresos generados por la venta de créditos de carbono pueden canalizarse para cambiar las estructuras de incentivos y desincentivos para los propietarios de tierras. Las empresas también deberían buscar proyectos que no sólo repartan equitativamente los ingresos con la población local, sino que también la impliquen en la planificación, la toma de decisiones y la ejecución de los trabajos de conservación o restauración.

La guía "Más allá de la cadena de valor" de la SBTi navega por la frontera del conocimiento mientras desarrollamos estos sistemas globales para la acción climática de las empresas. Pero este no será el final del viaje. La SBTi también publicará un documento de debate para destacar el trabajo adicional y los mecanismos que podrían ser necesarios para desbloquear aún más las inversiones. Para ello, dependemos de los actores del ecosistema que están trabajando en otras piezas del rompecabezas, como las orientaciones sobre soluciones basadas en la naturaleza publicadas por la Coalición We Mean Business, la iniciativa Voluntary Carbon Market Integrity (VCMI), el Consejo de Integridad para el Mercado Voluntario de Carbono (ICVCM) y Tropical Forest Credit Integrity (TFCI).

Dada la urgencia de la crisis climática, debemos utilizar todas las herramientas disponibles. Si bien es fundamental que las empresas agroalimentarias den prioridad a la lucha contra la deforestación dentro de sus cadenas de suministro, las empresas que operan lejos de los bosques también deberían canalizar la financiación hacia la mitigación del cambio climático más allá de sus propias cadenas de valor. Esto significa invertir tanto en la reducción de emisiones como en el aumento de la absorción de carbono natural y artificial. Sólo asegurando y mejorando nuestros sumideros naturales de carbono podremos evitar la liberación de emisiones adicionales derivadas de la deforestación y la degradación del suelo.

Descubre

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

Adoptando y salvaguardando prácticas sostenibles, invirtiendo en soluciones basadas en la naturaleza y desafiando los actuales incentivos económicos, podemos asegurar un futuro esperanzador y sostenible. Quizá entonces, el sonido de las motosierras sea sustituido por el armonioso coro de bosques prósperos y los susurros de una Tierra curada.

Loading...
No te pierdas ninguna actualización sobre este tema

Crea una cuenta gratuita y accede a tu colección personalizada de contenidos con nuestras últimas publicaciones y análisis.

Inscríbete de forma gratuita

Licencia y republicación

Los artículos del Foro Económico Mundial pueden volver a publicarse de acuerdo con la Licencia Pública Internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0, y de acuerdo con nuestras condiciones de uso.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no del Foro Económico Mundial.

Temas relacionados:
Nature and BiodiversityIndustries in Depth
Comparte:
World Economic Forum logo
Agenda Global

La Agenda Semanal

Una actualización semanal de los temas más importantes de la agenda global

Suscríbete hoy

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento utilizando el enlace que figura en nuestros correos electrónicos. Para obtener más información, consulta nuestro Política de privacidad.

Minimizar obstáculos es clave para descarbonizar el transporte marítimo

Mette Asmussen and Takahiro Furusaki

8 de mayo de 2024

Sobre nosostros

Eventos

Medios

Socios y Miembros

  • Únete

Ediciones en otros idiomas

Política de privacidad y normas de uso

© 2024 Foro Económico Mundial