El Museo del Prado, el Reina Sofía y el Thyssen reabrieron sus puertas el sábado 6 de junio, tras haber permanecido cerrados casi tres meses a causa de la pandemia de coronavirus. La reapertura al público de los tres grandes museos nacionales se ha llevado a cabo con aforo reducido y entre estrictas medidas de higiene.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el brote de coronavirus?

Una nueva cepa de coronavirus, COVID-19, se está extendiendo por todo el mundo y está causando muertes y graves problemas en la economía mundial.

Para responder a esta crisis se requiere una colaboración global entre gobiernos, organizaciones internacionales y empresas, que ocupa un lugar central en la misión del Foro Económico Mundial como organización internacional para la cooperación público-privada.

El Foro Económico Mundial, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha creado la Plataforma de Acción contra el COVID. Esta plataforma tiene por objeto catalizar el apoyo del sector privado a la respuesta sanitaria pública mundial al COVID-19, y hacerlo con la magnitud y rapidez necesarias para proteger la vida de los ciudadanos y sus medios de vida, con el fin de encontrar maneras de contribuir a poner fin a esta emergencia mundial lo antes posible.

El Foro, como organización, ya ha apoyado anteriormente iniciativas para la contención de epidemias. En 2017, durante nuestra Reunión Anual, se puso en marcha la Coalición para la Innovación en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), que reúne a expertos del ámbito gubernamental, empresarial, sanitario y académico así como de la sociedad civil, con el fin de acelerar el desarrollo de vacunas. Actualmente, la CEPI está colaborando en la carrera por obtener una vacuna contra esta cepa de coronavirus.

El sector cultural y creativo se encuentra entre los más afectados por la actual crisis del coronavirus. Ya a finales del mes de abril el Museo del Prado preveía una caída de ingresos del 70%. Estas pérdidas, previsiblemente, aumentarán a lo largo del año debido a la caída del turismo nacional y extranjero, que reducirá considerablemente el número de visitantes de las pinacotecas. En 2018, el Reina Sofía se convertía en el noveno museo más popular de Europa, con 3,89 millones de visitantes. Ese mismo año, 2,89 millones de personas se adentraron en el Museo Nacional del Prado, según datos del Informe de Asistencia a las Atracciones Mundiales realizado por TEA y AECOM.