• La pandemia ha revelado las debilidades de nuestro sistema alimentario mundial.
  • Debemos aprovechar esta oportunidad para replantearnos la forma en que producimos, distribuimos y comemos alimentos para ayudar a construir un mundo más saludable y sostenible.
  • A continuación se indican tres acciones para iniciar el proceso de cambio.

La crisis de la COVID-19 es una «prueba de estrés» para nuestros sistemas alimentarios mundiales, y están fracasando. Hoy vemos a los granjeros vertiendo leche y volcando los

cultivos en sus campos, incluso cuando las tiendas están vacías y aumenta la necesidad de ayuda alimentaria . Vemos restricciones a la exportación y aumentos de precios al tiempo que los expertos predicen aumentos dramáticos en la desnutrición a nivel mundial. Estos fallos exigen que nos preguntemos no solo cómo reparar este daño, sino también cómo reinventar fundamentalmente los sistemas alimentarios para que sean más nutritivos, resistentes y sostenibles.

Durante décadas, el pensamiento y las estrategias en torno a la alimentación se han desarrollado en silos, con poca coordinación entre las comunidades que trabajan en materia de nutrición, agricultura, alimentación, medio ambiente, agua, salud, clima, empleo, comercio o transporte. Esto ha generado graves problemas, desde políticas que proporcionan calorías baratas pero generan altas tasas de enfermedades relacionadas con la dieta, hasta innovaciones de mercado que priorizan la eficiencia por encima de todo y sistemas de producción que contribuyen al cambio climático y a la pérdida de biodiversidad.

La pandemia ha demostrado que los sectores que parecen distintos no funcionan de manera independiente. Aunque todavía se está investigando, la COVID-19 probablemente se originase en animales salvajes vendidos en mercados abiertos de alimentos. El virus saltó fácilmente a los humanos porque los granjeros habían limpiado y asentado grandes zonas de hábitat natural, aumentando las interacciones de la vida silvestre con las personas, incluso como alimento. Las normas sanitarias en los mercados estaban mal reguladas, mientras que el transporte rápido entre ciudades densamente pobladas propagó el virus a nivel mundial. Que las personas infectadas enfermen gravemente o mueran depende de su estado de salud y nutrición subyacentes, así como de su acceso a la asistencia sanitaria, al saneamiento y a una vivienda adecuada. De hecho, la COVID-19 está formada por varios sistemas que repercuten unos sobre otros, generando una serie de consecuencias involuntarias que son imposibles de entender —y mucho menos gestionar— si no se consideran conjuntamente.

Reimaginar y rediseñar nuestros sistemas alimentarios

Comprender las conexiones existentes entre estos dominios aparentemente distintos es crucial para salir más fuertes de la pandemia. El pensamiento sistémico, una forma de entender cómo interactúan las estructuras interdependientes en un sistema dinámico, puede ayudar.

Adoptar una visión sistemática nos permite abordar preguntas complejas, como: ¿Cómo pueden los sistemas alimentarios contribuir a eliminar las enfermedades relacionadas con la dieta? ¿Cómo podemos garantizar cosechas abundantes mientras mantenemos hábitats naturales y ecosistemas saludables? ¿Cómo pueden los agricultores adaptarse y ayudar a la lucha contra el cambio climático? ¿Cómo se puede capacitar a los consumidores, trabajadores y productores marginados? ¿Cómo podemos reducir las vulnerabilidades frente a futuras crisis?

El próximo año, los líderes y expertos mundiales se reunirán para la Cumbre de Sistemas Alimentarios de 2021, convocada por el Secretario General de las Naciones Unidas, para articular y adoptar un plan integrado y viable para la transformación de los sistemas alimentarios. Pensando en la cumbre, necesitamos unir a las comunidades aisladas para rediseñar cómo producimos, procesamos, distribuimos, regulamos, legislamos, investigamos, cocinamos y comemos alimentos.

Esto es ambicioso, pero debemos ser audaces y pensar en grande. Partiendo del pensamiento sistémico, proponemos tres acciones iniciales para reinventar y rediseñar nuestros sistemas alimentarios:

Imagen: Rockefeller Foundation and EcoAgriculture Partners

1. Replantearnos las cadenas de suministro para una dieta diversa y saludable. La elección de alimentos es importante. Si todos los humanos cambiaran sus dietas para incluir más frutas, verduras, semillas, nueces, pescado y granos enteros, veríamos reducciones sustanciales en las enfermedades relacionadas con la dieta, incluidas las enfermedades cardíacas, el cáncer, la diabetes y los accidentes cerebrovasculares, muchos de los cuales aumentan el riesgo de enfermedad grave derivada de la COVID-19. Sin embargo, el sistema alimentario mundial no está diseñado para dietas diversas y saludables: el 80 % del suministro de alimentos del mundo es ganado alimentado con granos y cereales, mientras que las frutas, verduras, legumbres y el pescado son caros y mucho menos accesibles.

Debemos rediseñar las cadenas de suministro teniendo en cuenta la nutrición y la salud humanas. Podemos empezar apoyando los sistemas alimentarios locales con cadenas de suministro más cortas, más justas y más limpias que aborden las prioridades locales, mientras configuramos el comercio nacional y global para promover la diversidad y reducir los riesgos de suministro.

2. Construir conexiones sólidas entre el medio ambiente y la política alimentaria. La forma en que los agricultores producen alimentos determina no solo la fertilidad de sus suelos, sino también la salud del planeta. Los sistemas alimentarios del mañana deben adoptar la visión de One Health y promover interacciones positivas entre la salud humana, la salud del ganado, la salud de la vida silvestre y la salud del ecosistema. Este enfoque puede minimizar la propagación de enfermedades, garantizar agua adecuada para el riego de cultivos, reducir las inundaciones destructivas y los incendios forestales y proteger las tierras de cultivo de los fenómenos climáticos intensos, al tiempo que se mantiene la biodiversidad salvaje y los hábitats esenciales de bosques, praderas y humedales. Se debe ayudar a los agricultores a diversificar sus ingresos e incentivarlos a cultivar tanto de forma productiva como ambiental.

En 2021, la comunidad mundial desarrollará un nuevo marco de acción para la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, anticipará medidas en virtud de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y comenzará el Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración del Ecosistema. Los sistemas alimentarios sostenibles deben ser fundamentales para estas estrategias.

3. Fortalecer, democratizar y localizar la planificación de los sistemas alimentarios. Para abordar la transformación de los sistemas alimentarios de manera integral, los responsables políticos deben democratizar la planificación e invitar a todos los actores que trabajan en los sistemas alimentarios y junto a ellos (productores, empresas, organizaciones sociales y ambientales, trabajadores sanitarios, agricultores, consumidores, científicos y responsables políticos) a formar parte del esfuerzo. Si bien los responsables de la formulación de políticas nacionales pueden proporcionar perspectivas críticas y marcos para el cambio, las partes interesadas locales y regionales deben poder configurar sus propios sistemas alimentarios de modo que reflejen los valores, recursos y prioridades locales.

EcoAgriculture Partners, por ejemplo, ha documentado cerca de 500 grandes asociaciones de paisajes en África, América Latina, Asia, Europa y los Estados Unidos, cuyos miembros están colaborando en la resistencia del sistema alimentario a largo plazo y el desarrollo sostenible. Necesitamos sus perspectivas en la próxima Cumbre de Sistemas Alimentarios.

Cómo avanzar

La pandemia de COVID-19 ha revelado las vulnerabilidades y los fallos de nuestros sistemas alimentarios, así como la urgente necesidad de reconstruir mejor. Los visionarios de todo el mundo ya están tomando la iniciativa. El Premio a la Visión del Sistema Alimentario de la Fundación Rockefeller recibió ideas innovadoras de 1 300 organizaciones colaborativas centradas en la construcción de sistemas alimentarios que integran alimentos, medio ambiente, salud, cultura, dietas y tecnología. Estas ideas demuestran que podemos construir sistemas alimentarios resistentes que sostengan tanto la salud humana como la salud de nuestro planeta, y un enfoque de sistemas nos ayudará a llegar allí. Exploraremos esas ideas durante un evento virtual el 24 de junio, y esperamos que se una a nosotros.

Ahora tenemos dos opciones: volver a la anterior «normalidad» o trabajar juntos y salir más fuertes. Tenemos un futuro alimentario nutritivo, resistente y sostenible a nuestro alcance.