La capa de hielo de Groenlandia se redujo el año pasado en su mayor tamaño desde que empezaron los registros, según un estudio publicado el miércoles que mostró el riesgo de que el cambio climático pueda provocar fuertes alzas del nivel del mar.

El gran derretimiento no se debió solo a las cálidas temperaturas, sino también a patrones de circulación atmosférica que se han hecho más frecuentes por el cambio climático, lo que sugiere que los científicos podrían estar infravalorando la amenaza al hielo, indicaron los autores.

¿Qué está haciendo el Foro Económico Mundial en relación con el cambio climático?

El cambio climático representa una amenaza urgente que exige una acción decidida. En todos los países del mundo ya se están observando efectos cada vez más importantes del cambio climático, como sequías, inundaciones y el aumento del nivel del mar. Según el informe global de riesgos que elabora el Foro Económico Mundial, estas amenazas ambientales se sitúan sistemáticamente en la parte superior de la clasificación.

Para limitar el aumento global de la temperatura a un valor que sea claramente inferior a 2 °C y lo más cercano posible a 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales, es imprescindible que las empresas, los responsables políticos y la sociedad civil emprendan acciones climáticas integrales a corto y largo plazo, de acuerdo con los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

La iniciativa Clima del Foro Económico Mundial apoya la ampliación y la aceleración de la acción climática global mediante la colaboración entre los sectores público y privado. Esta iniciativa cuenta con varias líneas de trabajo para desarrollar y aplicar soluciones inclusivas y ambiciosas.

Una de ellas es la Alianza de CEO Líderes del Clima, una red global de dirigentes empresariales de varios sectores que desarrollan soluciones rentables para la transición a una economía baja en carbono y climáticamente resiliente. Los CEO de las empresas utilizan su posición y su influencia sobre los responsables políticos y los socios corporativos para acelerar la transición y obtener los beneficios económicos derivados de una mayor seguridad climática.

“Estamos destruyendo en décadas hielo que se acumuló durante miles de años”, afirmó Marco Tedesco, profesor investigador del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, que lideró el estudio.

“Lo que hacemos aquí tiene grandes implicaciones en cualquier otra parte del mundo”, comentó a Reuters.

La capa de hielo de Groenlandia, la segunda más grande del mundo, registró su mayor descenso en lo que los científicos conocen como “masa superficial” desde que comenzaron los registros en 1948, según el estudio.

Groenlandia perdió cerca de 600.000 millones de toneladas de agua el año pasado, una cantidad que podría contribuir a un ascenso de unos 1,5 milímetros en el nivel del mar, según cálculos de Columbia y la Universidad de Lieja, en Bélgica, publicados por The Cryosphere.

La capa de hielo de Groenlandia cubre el 80% de la isla y podría elevar los niveles globales del mar en hasta 7 metros si se derrite por completo.

Groenlandia contribuyó con el 20-25% del aumento del nivel del mar en las últimas décadas, según Tedesco. Si las emisiones de carbono siguen subiendo, esta cuota podría subir hasta en torno el 40% para 2100, indicó, aunque hay una incertidumbre considerable sobre cómo se desarrollará el derretimiento del hielo en la Antártida, la mayor capa helada de la Tierra.

La mayoría de los modelos usados por los científicos para proyectar la futura pérdida de hielo de Groenlandia no captura el impacto del cambio de los patrones de circulación atmosférica, lo que significa que tales modelos podrían estar infravalorando el futuro derretimiento, dijeron los autores.

“Es como perder la mitad del derretimiento”, dijo Tedesco.