• Las compañías farmacéuticas han buscado durante mucho tiempo personas expertas externas y conocimientos para impulsar nuevas ideas e innovación;
  • El trabajo en equipo entre estudiantes con talento y personas jubiladas proporciona una nueva forma de descubrir ideas y conceptos significativos que pueden someterse a pruebas de estrés por parte de la generación mayor y con más experiencia;
  • El modo en que se facilita, apoya e inspira su colaboración es importante para su productividad.

Mucho antes de que Henry Chesbrough acuñara el paradigma de la innovación abierta, la afluencia de nuevas ideas y tecnologías en una organización desde fuera de los límites de una empresa había sido una parte integral de las estrategias de las corporaciones farmacéuticas.

Trabajar con investigadores académicos establecidos en el marco de asociaciones estratégicas es un enfoque establecido y la guerra por el talento cualificado, mencionada por primera vez en un estudio de McKinsey en 1997, se ha vuelto más intensa en los últimos años. Sin embargo, hay otros dos tipos de recursos estratégicos infravalorados disponibles que pueden abordarse y combinarse para generar nuevos conceptos innovadores: jóvenes estudiantes talentosos que aún no han entrado en el mercado laboral en busca de empleo regular y jubilados que abandonaron la empresa hace mucho tiempo.

El concepto se ha implantado, ya que la Copa de la Innovación en la compañía internacional de ciencia y tecnología Merck KGaA ya ha aportado un valor considerable. Algunos de los estudiantes más brillantes que formaban equipo con los jubilados han generado ideas para permitir la generación de nuevos medicamentos basados en la modificación inducida de proteínas objetivo, para generar proteínas valiosas a partir de desechos plásticos y para estimular el propio sistema inmunológico del cuerpo para combatir las células cancerígenas.

El concepto tiene potencial para impulsar la capacidad de innovación de organizaciones de todo el mundo. Ayuda a las generaciones a trabajar juntas de manera sinérgica y altamente productiva. Puede cambiar nuestras sociedades y ser un modelo a seguir para el envejecimiento de la población, al tiempo que tiene el poder de contribuir a construir juntos un mundo mejor. Basándose en siete años de experiencia en el funcionamiento de la Copa de la Innovación, han surgido una serie de factores esenciales que son fundamentales para explicar por qué el concepto funciona tan bien:

La sinergia de las generaciones

Una actividad de innovación intergeneracional que reúne a tres generaciones (jóvenes estudiantes talentosos, empleados, jubilados) requiere un equilibrio perfecto de estos tres grupos. Se debe evitar el dominio excesivo de los profesionales activos, lo que puede lograrse limitando su presencia durante las actividades. Asimismo, la proporción del equipo de jóvenes talentos frente a los jubilados experimentados debe ajustarse meticulosamente para crear una distribución óptima de los miembros que pueden proporcionar nuevas ideas frescas y los miembros que pueden realizar principalmente pruebas de estrés o comprobar la experiencia de estas propuestas.

La magia de los nuevos encuentros

En general, los impulsos de creatividad suelen derivarse de la exposición a nuevas personas, preferentemente a través del contacto cara a cara y la exposición directa. Los primeros días de una actividad de innovación son los más creativos y, a menudo, durante las interacciones cara a cara iniciales, surge una nueva idea que ningún individuo ha tenido antes.

Hemos experimentado con distintas longitudes de redes en línea previas a la reunión antes de un campamento de verano cara a cara y descubrimos que la curva de beneficio de tiempo tiene forma de U. Si no hay suficiente tiempo antes del comienzo de la actividad para que los participantes se familiaricen con las ideas de los miembros del equipo, se pierde demasiado tiempo durante la reunión cara a cara para comprender la idea antes de poder contribuir a ella, modificarla o convertirla en algo más grande. Por otro lado, si el tiempo de conexión en red antes de la reunión es demasiado largo, ya no hay flexibilidad en la reunión cara a cara, las cosas tienden a estancarse y se pierde la magia creativa del primer contacto cara a cara.

La inspiración correcta

Una pregunta crítica en las actividades de innovación es de dónde debe surgir la nueva gran idea. En nuestra experiencia, los equipos de innovación que han cosechado más éxitos siempre podían basar su éxito en un elemento inspirador inicial que desencadenó una cadena de eventos de éxito. Para los equipos que luchan por llegar a una idea única, la revisión de la literatura (publicaciones científicas, blogs, vídeos y resúmenes de conferencias) es un buen punto de partida para detectar un hallazgo sobresaliente, una sorpresa, una singularidad u rareza y empezar a trabajar basándose en ello.

Los siguientes pasos son investigar más a fondo la publicación descubierta, explorar cómo podría aprovecharse para resolver un problema determinado, combinarlo con otros hallazgos y agregar la chispa y el genio del equipo para avanzar a una idea nueva o modificada de este inspirador punto de partida.

El poder de la competencia

La importancia de la evaluación comparativa de la competencia se ha descrito de manera convincente con anterioridad. Asimismo, hemos comprobado que el elemento competitivo no puede sobrevalorarse. Son importantes las llamadas sesiones de carrera en seco. Un día antes de la final, cada equipo presenta el estado actual de su lanzamiento de ideas frente a los otros equipos. Esto suele generar un salto generalizado en la calidad de las presentaciones después de que los equipos hayan tenido la oportunidad de implantar ejemplos de mejores prácticas vistos en otros equipos. Además, la capacidad de posicionar el rendimiento del equipo frente a otros equipos y el deseo de superar a la competencia son fuerzas motivadoras vitales.

Imagen: Statista

Actúa bien y siéntete una persona afortunada de despertar la fuerza

En How Human Nature Shapes Our Choices, Paul Lawrence y Nitin Nohria definieron el modelo de cuatro impulsos de motivación de los empleados. De acuerdo con esto, se puede lograr una motivación óptima de los empleados si se satisfacen cuatro impulsos:

● La oportunidad de adquirir bienes materiales y cosas inmateriales como estatus, poder e influencia;

● La oportunidad de relacionarse: interactuar con otras personas y formar nuevas relaciones;

● La oportunidad para aprender: explorar nuevas áreas de la vida, practicar nuevas habilidades y satisfacer nuestra curiosidad;

● La oportunidad para defenderse: poder proteger lo que es «nuestro» y alejar las amenazas a nuestra seguridad.

Todos estos impulsos deberían abordarse en un proceso de actividad de innovación. Al ampliar el modelo de cuatro unidades, vemos que la capacidad de «hacer algo bueno» es otro gran elemento motivador. Es muy satisfactorio presentar una idea que alivie el sufrimiento de los pacientes, combata el cáncer o ponga fin al hambre en el mundo. Además, se ha demostrado que la importancia de ser feliz es esencial para la creatividad e incluso el éxito en general. Sentirse bien y alegre, experimentar belleza y diversión y ser feliz son requisitos previos para poder trabajar con éxito.