Solo un 5,2% del personal activo residente en la Unión Europea afirma trabajar normalmente desde casa, según datos publicados ayer por Eurostat y basados en una encuesta de 2018. Incluso más sorprendente es el hecho de que esta cifra, relativamente baja teniendo en cuenta la creciente penetración de Internet, se ha mantenido constante en los últimos diez años en alrededor del 5%, según la agencia de estadísticas comunitaria. En España, son solo el 4,3% de los trabajadores, frente al 3,1% en 2008.

Tal y como se puede ver en este mapa de Statista, la práctica del "home office" solo juega un papel reseñable en algunas economías del centro y norte de Europa. Este es el caso del los Países Bajos, con un 14% de los encuestados que afirma ganarse el salario sin salir de su hogar, Finlanda, con un 13,3%, y Luxemburgo, con un 11%.