En 2018 se cumplió una década desde el comienzo la recesión global, la cual trajo consigo duras consecuencias para los trabajadores de todo el mundo, especialmente de los europeos. Desde entonces, la situación económica en el Viejo Continente ha vuelto en buena parte a la normalidad, con las cuentas de muchas empresas y gobiernos de nuevo en números positivos.

En general, se puede decir que la recuperación económica en Europa se ha consolidado con algunas excepciones, como la de los salarios de los empleados y las retribuciones de las personas autónomas y, con ello, su poder adquisitivo, que todavía no alcanza los valores de 2008.

Este gráfico de Statista muestra las predicciones de la consultora Korn Ferry sobre la variación de los sueldos reales, es decir, descontando la inflación, en el próximo año en el mundo. En España estos aumentarán un 1,1%, valor que se encuentra en la línea de otros países europeos seleccionados en este gráfico, como Alemania, con un 1,4%, Francia, con un 0,6%, y Reino Unido, con un 0,4%.