Muchos alimentos que son beneficiosos para la salud lo son también para el medio ambiente y viceversa. Esta es una de las principales conclusiones del estudio ‘Multiplehealth and environmental impacts of foods’ publicado recientemente por la revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, en el que se compara el impacto medioambiental y en las personas de distintos tipos de sustentos según diez indicadores distintos, cinco dentro de cada una de las dos categorías.

Entre los alimentos que ayudan a prevenir enfermedades y no son dañinos para el medio ambiente destacan los vegetales, las frutas y los cereales integrales. Por el contrario, la carne, tanto roja como procesada, es el alimento de los analizados en el estudio más perjudicial para la salud y el que tiene peor impacto en el planeta. Los investigadores del informe destacan cómo también existen casos en los que las notas recibidas por los alimentos en los dos bloques (medio ambiente y salud) son divergentes, como en el caso del pescado, mayoritariamente beneficioso para las personas, pero no para la naturaleza.