Una de las acciones políticas centrales de la legislación de Donald Trump ha sido la imposición de aranceles a los productos extranjeros de algunos de sus principales socios comerciales. El centro de pensamiento del Partido Republicano American Action Network estima que el magnate ya ha establecido tasas comerciales a bienes por un valor superior a los 500.000 millones de dólares estadounidenses. Como respuesta, algunos de los Estados y regiones afectadas han contraatacado grabando las importaciones norteamericanas, lo que es especialmente cierto en el caso de China, que ya ha introducido aranceles a productos valorados en 97.700 millones de dólares estadounidenses, según la misma fuente.