El FMI rebaja sus previsiones para España, pero siguen por encima de las del propio Gobierno español.

Esto se debe a que el organismo no ha incluido la última actualización de la serie estadística que hizo el INE, con el que el crecimiento esperado sería aún menor.

El PIB mundial evolucionará al menor ritmo desde la crisis por la guerra comercial.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado en una décima sus proyecciones de crecimiento para la economía española en 2019 y 2020, hasta un incremento del PIB del 2,2% y del 1,8%, respectivamente, según recoge el organismo internacional en la última edición de su informe "Perspectivas Económicas Mundiales".

A pesar de este recorte, la previsión de crecimiento del FMI para España en 2019 se sitúa una décima por encima de la expectativa del Gobierno, que este martes ha remitido a la Comisión Europea su Plan Presupuestario 2020, con un pronóstico de crecimiento del PIB del 2,1% este año y del 1,8% el siguiente. El motivo es que el FMI no ha incorporado en sus cálculos el cambio metodológico que ha rebajado el PIB español desde el año 2016. De haberlo hecho, el crecimiento esperado sería menor.

Además, a diferencia del conjunto de la zona euro y de las principales economías de la región, para las que el FMI anticipa un repunte de la actividad el próximo año, las previsiones para España contemplan una desaceleración del crecimiento de cuatro décimas entre 2019 y 2020, informa EP.

Así, el PIB de la zona euro crecerá un 1,2% en 2019 y un 1,4% en 2020, lo que supone una revisión a la baja de una y dos décimas, respectivamente, en comparación con las previsiones publicadas por el FMI el pasado mes de julio.

El PIB mundial crecerá al menor ritmo desde la crisis

La batalla comercial que libran EE.UU. y China mermará su crecimiento en 2019 y 2020 y la ralentización de las dos potencias arrastrará a toda la economía mundial, que este año crecerá solo un 3%, su menor ritmo desde la crisis financiera, informa EFE.

"El crecimiento continúa debilitado por el incremento de las barreras comerciales y las tensiones geopolíticas", indicó la economista jefa del FMI, Gita Gopinath, al presentar el informe de Perspectivas Económicas Globales.

"La economía global está en un frenazo sincronizado y estamos, de nuevo, revisando a la baja el crecimiento para 2019 al 3%, su ritmo más bajo desde la crisis financiera global", recalcó Gopinath.

Imagen: Perspectivas de la economía mundial. FMI

Tanto China como EE.UU., protagonistas de la guerra comercial, ven rebajadas sus previsiones de crecimiento y ahondan su desaceleración.

Según los cálculos del organismo, el país asiático crecerá un 6,1% este año y un 5,8% el que viene, una y dos décimas menos, respectivamente, que lo previsto en julio, y por debajo del 6,6% de 2018.

Este descenso en la tasa de crecimiento chino no solo se explica por la escalada arancelaria, ya que refleja también la menor demanda interna por las medidas para reducir la deuda.

EE.UU. crecerá un 2,4% en 2019, dos décimas menos de lo previsto antes, y un 2,1% en 2020, dos décimas por encima del pronóstico de julio, lo que supone una clara moderación tras el aumento del PIB del 2,9 % que registró en 2018.

La pugna entre Washington y Pekín, que se prolonga ya durante más de un año, tiene cada vez más impacto a escala internacional.

"Las sucesivas rondas de subidas arancelarias y represalias entre ambas potencias tienen ya importantes consecuencias globales al contribuir al repliegue general en la confianza y la inversión empresarial y el frenazo en el comercio global", señala el FMI.

Para 2020, según los cálculos del organismo, la guerra comercial entre ambos reducirá el PIB global el 0,8%.

La eurozona mantiene su atonía y este año y el próximo crecerá el 1,2% y el 1,4%, respectivamente, afectada por el empeoramiento de las previsiones en Alemania e Italia.

"En la zona euro, la debilidad en la demanda extranjera y una reducción en los inventarios (como reflejo de una floja producción industrial) han puesto un freno en la expansión desde mediados de 2018", apunta el Fondo.

España sigue siendo una excepción dentro del club europeo, ya que crecerá el 2,2% en 2019, un avance que, si bien es una décima menor al pronosticado anteriormente, es el mayor entre los países del euro.

Otros países que tendrán una evolución económica más débil son Rusia, con un crecimiento estimado del 1,1% este año y un 1,9% el próximo, o Arabia Saudí, que crecerá apenas un 0,2% este año debido a los bajos precios del petróleo.

Japón sigue anclado en sus históricas bajas tasas de crecimiento, con un pronóstico del 0,9% en 2019 y del 0,5% en 2020, mientras que la economía de Latinoamérica se estancará este año, con un PIB para el conjunto de la región que avanzará apenas el 0,2%.

Las dos grandes economías de la región, Brasil y México, que van a crecer menos que en 2018, junto a la crisis de Argentina y de Venezuela explican el escaso crecimiento del PIB del conjunto de Latinoamérica.