A más de una década de la crisis financiera que sacudió a Estados Unidos y el resto del mundo en 2008, las mayores economías a nivel global parecen haberse recuperado, al menos en lo que respecta a la actividad económica y empleo. Según el Panorama de la Economía Mundial publicado por el Fondo Monetario Internacional en abril de 2019, el nivel de desempleo en Estados Unidos se redujo más de un tercio en los últimos cinco años. De hecho, el porcentaje de población sin trabajo en este país, que es la economía más pujante del mundo en cuanto a producto interior bruto, asciende al 3,8% en 2019, la mejor cifra registrada desde al menos 1980.

Como muestra este gráfico de Statista, las grandes potencias han experimentado mejoras significativas en la tasa de desempleo en los últimos años. De ellas, Japón es el mercado laboral que se acerca más al pleno empleo, con apenas un 2,4% de su población económicamente activa en paro. Alemania y la República Popular China le siguen en segundo y tercer lugar, con una tasa de desempleo del 3,4% y 3,8%, respectivamente.