En las últimas semanas, seguramente impulsado por el lanzamiento de Libra, BitCoin ha experimentado un aumento de su valor. Según datos de la plataforma CoinBase, el 26 de junio la moneda digital superó el precio de los 12.000 euros por unidad, un valor cuatro veces superior que a comienzos de año, cuando llegó a disminuir hasta los 3.000 euros por pieza. Por este motivo, el tema de las criptomonedas, olvidado desde su 'boom' en 2018, vuelve a ocupar espacio en las publicaciones tecnológicas y financieras.

Uno de los aspectos más llamativos de las monedas digitales es la cantidad de electricidad necesaria para que las transacciones de compraventa se puedan llevar a cabo. En estas, que se realizan a través de un proceso conocido como minería, internautas voluntarios registran los movimientos del mercado de forma descentralizada gracias a la tecnología Blockchain. Es este el proceso causante de que el consumo de energía de BitCoin, estimado por Universidad de Cambridge en 61,9 teravatios por hora al año, sea superior al de muchos países industrializados, como Suiza, con un gasto de 58,5 teravatios por hora en base a cifras de 2016.