Esta semana la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha advertido que los veranos en España duran hasta cinco semanas más de lo que lo hacían a principios de la década de 1980 y, además, son más cálidos. Por otro lado, el territorio nacional sujeto a climas semiáridos (o semidesérticos) ha aumentado hasta los 30.000 kilómetros cuadrados, que suponen alrededor del 6% de la superficie de España. Y estas son solo algunas de las conclusiones provisionales del proyecto del Gobierno Open Data Climático, que estudia el impacto del cambio climático en el país. Este gráfico de Statista muestra una prueba más de cómo en los últimos años la temperatura promedio ha aumentado en el territorio nacional. También según datos la AEMET, desde 2013, es decir, en los últimos cinco años, esta ha sido superior al valor promedio registrado entre 1981 y 2010, que rondaba los 15,1℃. El año pasado, por ejemplo, los termómetros registraron una media de 15,5℃ y en 2017, de 16,2 ℃.