Según datos del Fondo Monetario Internacional, entre 2012 y 2017 Venezuela ha perdido el 37% de su Producto Interior Bruto pasando de tener este un valor de casi 332.000 millones de dólares estadounidenses a 211.000 millones. Una de las principales razones de esta caída abrupta ha sido la depreciación del petróleo, del que su economía es fuertemente dependiente.

A la crisis humanitaria provocada por la falta de alimentos y la hiperinflación se une ahora un momento de incertidumbre política provocado por la bicefalia en su Ejecutivo. Este, ocupado en la actualidad por Nicolás Maduro y ahora también por el opositor al régimen Juan Guaidó, que se autoproclamó presidente encargado el pasado martes.