Más allá de satisfacer el apetito de millones de personas alrededor del mundo, la emblemática hamburguesa de McDonald's ha logrado convertirse en uno de los indicadores económicos más usados a la hora de comparar, mediante su precio, el poder adquisitivo de los distintos países donde se vende. Creado en 1986 por la revista británica The Economist, el índice Big Mac se publica desde entonces cada año.

Según los valores de 2019 de este índice, Brasil es el país latinoamericano con el Big Mac más costoso de la región, con un precio de aproximadamente 4,5 dólares por hamburguesa, mientras en Argentina se puede comer una de estas hamburguesas por solo dos dólares.

En la actualidad esta herramienta cubre 55 países, además de la zona euro. Sin embargo, algunos países se le escapan, como es el caso de Bolivia, mercado en el que la cadena McDonald's dejó de operar por la falta de rentabilidad, o el de Venezuela, el cual ha sido excluido temporalmente del índice debido a la crisis que vive el país.