El Gobierno ha propuesto hoy que a partir de 2040 en España ya no se registre ningún coche o furgoneta con motor de combustión, esto es, de gasolina y diésel, entre otros tipos. La medida, anunciada ayer, busca que el país cumpla con los objetivos del Acuerdo de París para luchar contra el cambio climático. Tal y como muestra este gráfico de Statista, según datos de la Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles, en los primeros seis meses del año solo un 0,68% de los coches matriculados contaban con un motor eléctrico. Con la excepción de Noruega, en el resto de países del Viejo Continente esta cifra es en todos los casos inferior al 6%.