Durante décadas se ha estudiado la inteligencia emocional, y se ha probado que es un ingrediente crucial que distingue a las personas con mayor rendimiento del resto de los mortales. La inteligencia emocional es igual de crítica en un equipo de trabajo. Por ejemplo, un estudio estadounidense encontró que los equipos con un nivel alto de inteligencia emocional tienden a funcionar en mayor armonía que los equipos que no cuentan con ella, o lo hacen en niveles menores. El mismo estudio destacó que la capacidad de entender la inteligencia emocional de los unos a los otros, suponía una variación del 40% a la hora de actuar con efectividad en un equipo.

Trabajar en equipo no es algo fácil. Sigue siendo todo un desafío para los líderes poner en conjunción un equipo, coordinar, motivar y desafiar a su plantilla para que se apoyen y colaboren de forma natural. En todos los equipos se forman relaciones que hacen que el equipo sea extraordinario, o que por el contrario, el equipo sea un desastre. Estas son las señales que distinguen a un equipo con inteligencia emocional de los demás:

La clarificación de las normas a los nuevos miembros

Cuando un miembro nuevo se une al equipo, los miembros existentes son conscientes de que esa persona no es consciente de las reglas implícitas o explícitas por las que se rige el equipo. Por tanto, comunicarán y clarificarán cuáles son esas normas y resolverán las dudas sobre las dichas normas.

Utilizan la curiosidad para fortalecer las relaciones

Los equipos con altos niveles de inteligencia emocional utilizan la curiosidad para mantener la concentración en sus discusiones, recolectar la información que necesitan para tomar las decisiones que sean necesarias y entender las perspectivas de los demás.

Se encuentran en un ambiente psicológicamente seguro

La seguridad psicológica es la creencia de que no vas a ser castigado cuando cometas un error, de que está bien hablar cuando crees que tienes hacerlo, y de que puedes cuestionar el status quo. Cuánto más te cuestionas las cosas, más aprendes, más consciente te vuelves. Este es exactamente el tipo de comportamiento que crea equipos excepcionales dentro de las empresas, además de crear un estado de confianza tremenda dentro de un equipo.

Se escuchan los unos a los otros

Los equipos con altos niveles de inteligencia emocional son muy conscientes de la situación de cada individuo porque se escuchan de verdad, con un alto nivel de interés. No esperan para hablar, escuchan de forma activa sin formular en sus cabeza lo que quieren decir después.

Los desafíos del día a día continúan creciendo y desarrollándose. Navegar en estos obstáculos requiere más equipos con inteligencia emocional. Si quieres saber más sobre inteligencia emocional, quizás te interese este artículo.

Imagen: www.softandapps.info