Google ha anunciado que todas sus operaciones a nivel global funcionarán con energías renovables en 2017.

El gigante de Internet se comprometió por primera vez a funcionar exclusivamente a base de energías renovables en 2012. Durante estos cinco años, la empresa ha llevado adelante una estrategia agresiva para deshacerse por completo de la dependencia de la energía proveniente de combustibles fósiles.

Al hacer el anuncio, Urs Hölzle, vicepresidente sénior de Infraestructura Técnica de Google, dijo: “Este es un hito enorme. Fuimos una de las primeras empresas en crear contratos a gran escala y a largo plazo para comprar energía renovable directamente. Actualmente, somos el comprador corporativo de energía renovable más grande del mundo, con compromisos que alcanzan los 2,6 GW (2600 MW) de energía eólica y solar. Esa es una potencia superior a la que procesan muchas empresas energéticas de gran tamaño”.

Google no está sola en su esfuerzo por alimentar una empresa multinacional a base de energías renovables pero, como muestra el siguiente gráfico, es el mayor comprador de energía renovable entre las grandes empresas occidentales.

Alimentar Mountain View envía un claro mensaje de compromiso desde la sede central de Google, pero la demanda energética de estas instalaciones es una parte minúscula de la electricidad necesaria para alimentar los billones de búsquedas, descargas y cargas que se realizan a través de las plataformas de Google cada minuto. En 2015, las actividades de Google a lo largo de toda la empresa consumieron 5,7 TWh de energía eléctrica. Eso es casi lo mismo que consumió la ciudad de San Francisco durante el mismo período.

Para satisfacer la colosal demanda, Google compra energía directamente a los proveedores; su mayor compra es a los parques eólicos. De acuerdo con Google, la energía eólica es “esencialmente gratuita”, dado que no se requiere combustible para generar la electricidad.

La energía renovable tiene sentido desde el punto de vista comercial

Google dice que usar fuentes como la energía eólica la protege contra las fluctuaciones en el precio del petróleo y el carbón que se utilizan para generar energía no renovable. De acuerdo con Google, seguir el camino de las energías renovables tiene sentido desde el punto de vista comercial.

Cada vez más, las empresas ven las oportunidades a las que abren las puertas las energías renovables. Más de 80 de las empresas líderes en el mundo se han comprometido a usar 100% energías renovables. Facebook, Microsoft, IKEA y Nestle están entre los 83 socios del programa RE100, que busca eliminar toda dependencia de la energía producida a partir de combustibles fósiles.

Un boom en las energías renovables

Con la caída en el precio de las energías renovables, su adopción crece a un ritmo increíble y la infraestructura necesaria para satisfacer la creciente demanda comienza a surgir a un ritmo sin precedentes. De acuerdo con la Agencia Internacional de la Energía (AIE), 2015 fue el año en el que las energías renovables superaron al carbón como la principal fuente de energía a nivel mundial en términos de capacidad instalada. Como muestra la siguiente infografía, la AIE cree que la migración hacia las energías renovables tomará ritmo a lo largo de los próximos cinco años.

Emily Farnworth, Jefe de Iniciativas Climáticas del Foro Económico Mundial, cree que los imperativos comerciales y ambientales que respaldan las energías renovables están bien asentados. “Las acciones climáticas —y las energías renovables en particular— han tomado mucho impulso gracias a sólidos argumentos comerciales”, dijo.

Prioridades en conflicto

La próxima administración de los EE. UU. ha hecho la promesa de invalidar o moderar los acuerdos relativos al cambio climático y revitalizar la industria del carbón en Estados Unidos. Sin embargo, dado que los compromisos con las energías renovables están firmemente arraigados en la cultura de muchas corporaciones líderes a nivel mundial, es posible que el Presidente Trump tenga dificultades para avanzar con su política.

De regreso en Google, Urs Hölzle tiene muy en claro que la empresa no se desviará de su compromiso con las energías renovables: "La ciencia nos dice que abordar el cambio climático es una prioridad urgente a nivel mundial. Creemos que el sector privado, en conjunto con los líderes políticos, debe dar pasos osados y darlos de tal manera de impulsar el crecimiento y generar oportunidades. Y tenemos la responsabilidad —frente a nuestros usuarios y frente al medio ambiente— de que así sea.