Eche un vistazo a su alrededor. Muchos de los productos que ve se fabricaron mediante procesos industriales que tienen al menos un siglo de antigüedad. Eso va a cambiar.

Las nuevas tecnologías desarrolladas en laboratorios de todo el mundo están reinventando los materiales y procesos utilizados para fabricar los productos que consumimos todos los días. Desde los plásticos hasta el cemento, esta transición reduce el impacto medioambiental de las industrias, y con frecuencia también mejora la utilidad del producto terminado.

Aquí hay cinco productos de uso diario que actualmente se están fabricando con objetos extraordinarios:

Plásticos compostables

El plástico es el material más versátil del mundo. Sin embargo, se ha diseñado para durar mucho más allá de su vida útil. Una bolsa de plástico promedio se utiliza durante 12 minutos, pero tarda 500 años en biodegradarse. Un estudio demostró que para el año 2050 habrá más plástico que peces en el océano, a menos que la industria cambie su comportamiento.

Los bioplásticos son el resultado de muchos años de investigación sobre alternativas de plástico más favorables al medioambiente, pero funcionales. Hecho de biomasa a partir de almidón de maíz para el aceite vegetal, los bioplásticos se descomponen en materiales naturales que se mezclan sin causar daños en el suelo y el agua. Un bioplástico, el ácido poliláctico (PLA, polylactic acid) es casi idéntico al plástico normal y requiere solo un tercio de la energía para producirlo. Ecovative, una empresa de biomateriales presenta alternativas a los envases plásticos petroquímicos. Su material de envase a base de hongos reemplaza la espuma de poliestireno, y su fabricación es muy económica.

Carne vegetariana

La industria de la carne produce más emisiones de gases de efecto invernadero que todos los automóviles, aviones, trenes y barcos del mundo combinados. Además, durante mucho tiempo las granjas de carne se han visto castigadas por grupos de derechos para las prácticas no éticas en la cría y el sacrificio de los animales de granja.

La agricultura celular utiliza la biotecnología en lugar de animales para producir carne. Las células madre se extraen sin dolor de los animales y se cultivan en un laboratorio. En 2013, el profesor Mark Post de la Universidad de Maastricht creó la primera hamburguesa por un costo de 250 000 EUR. Desde entonces, la tecnología ha mejorado hasta el punto de que un kilogramo de carne se puede cultivar por solo 60 EUR.

Los alimentos imposibles llevaron a la tecnología un paso más adelante, al producir su hamburguesa imposible, que no contiene carne vacuna en absoluto. Disponible en los restaurantes especializados, su hamburguesa está hecha de ingredientes totalmente vegetarianos. Según los informes, su sabor es tan jugoso como una hamburguesa normal e incluso sangra. La molécula que hace que la carne sea tan sabrosa se llama hemo. En este caso, está hecha de levadura fermentada. La empresa afirma que su hamburguesa requiere un 95 % menos de tierra, un 74 % menos de agua y emite un 87 % menos de gases de efecto invernadero en comparación con la ganadería tradicional.

Entre la competencia, existen muchas empresas como Memphis Meats, Mosa Meat y SuperMeat que buscan obtener sus alternativas cultivadas en laboratorio listas para el mercado. Perfect Day espera comercializar en 2017 productos lácteos sin vaca, químicamente idénticos al real, pero sin colesterol ni lactosa.

El potencial es enorme. Imagine un trozo de carne cultivada y cocinada para adaptarse a su paladar. O claras de huevo que se cultivan para evitar reacciones alérgicas. La carne infundida con un cóctel de antibióticos y hormonas de crecimiento será cosa del pasado. Y es probable que el costo de la carne disminuya rápidamente, al igual que en las tecnologías como la solar y la eólica.

Joyería de bajo contenido de carbono

La joyería de bajo contenido de carbono está a punto de alterar una de las industrias más antiguas del planeta. No estoy hablando solo de los diamantes libres de conflicto. Esta es una revolución destinada a transformar las industrias mineras, los comerciantes de joyas preciosas y las tiendas minoristas por igual.

Comencemos con el abastecimiento de metales preciosos. ¿Y si pudiera certificar que el oro, el platino y la plata que se usan en joyería se reciclan a partir de desechos electrónicos? Existen más metales poco comunes de la tierra en los vertederos que en todas las reservas naturales conocidas; sin embargo, solo el 1 % se recicla. Las refinerías mineras urbanas como BlueOak obtienen la misma cantidad de metales por una décima parte de la energía requerida por las casas mineras tradicionales.

Pasemos a las piedras preciosas. La extracción de diamantes tiene una reputación notoria, la financiación de conflictos, la producción de emisiones y la destrucción de ambientes prístinos. ¿Y si pudiera cultivar sus propios diamantes a partir de una lámina delgada del auténtico? Diamond Foundry en Silicon Valley ha hecho precisamente eso. Puede fabricar diamantes que no difieren de los auténticos, pero que se cultivan en un laboratorio en cuestión de semanas. Mediante el uso de créditos de energía solar, la empresa planea reducir a cero su huella de carbono.

Concreto de carbono negativo

Uno de los productos es tan omnipresente que es casi invisible: el hormigón. Este es el segundo material más utilizado del mundo después del agua. La industria representa el 5 % de las emisiones globales de CO2, ya que la piedra caliza caliente necesaria en la producción libera CO2.

No es de extrañar que los investigadores de todo el mundo estén buscando maneras de mejorar la huella de carbono del hormigón. El Dr. Richard Riman, de la Universidad de Rutgers, ha encontrado oro. Su cemento necesita menos calor cuando se fabrica, utiliza menos de piedra caliza que las tecnologías convencionales y absorbe dióxido de carbono a medida que se cura y endurece.

El otro desafío del hormigón es su vida útil. Debe sustituirse cada pocas décadas, ya que comienza a agrietarse y se desintegra.

El microbiólogo Hendrik Jonker aplicó su conocimiento acerca de cómo el cuerpo repara los huesos al hormigón. Inventó un hormigón de autoreparación al mezclarlo con las bacterias productoras de piedra caliza que sobreviven 200 años sin oxígeno ni alimentos. Una vez que las grietas se desarrollan, las bacterias se alimentan de agua y producen piedra caliza, que sella de forma efectiva la fisura.

La combinación de la producción baja en carbono, la absorción de CO2 y la extensión de la vida útil significará el inicio de una nueva era en la construcción. Por primera vez en la historia, el hormigón de carbono negativo está dentro de lo posible.

Papel electrónico

En un momento dado, los tecno-optimistas pensaban que los lectores de libros electrónicos y las computadoras portátiles eliminarían nuestra necesidad de papel. Sin embargo, por primera vez en 2016, las ventas de libros de papel aumentaron mientras que las ventas de lectores electrónicos disminuyeron. El placer estético de los libros impresos parece ser duradero, quizás con la ayuda de la importancia de los estudios que muestran cómo la luz azul afecta negativamente nuestro sueño.

El papel electrónico es un dispositivo de visualización que imita la apariencia de la tinta en el papel ordinario, pero que se puede reprogramar para cambiar su contenido. A diferencia de las pantallas planas retroiluminadas convencionales de los lectores electrónicos que emiten luz, el papel electrónico refleja la luz como el papel. Fabricado con microcápsulas diminutas llenas de partículas que transportan cargas eléctricas, el papel electrónico puede mostrar texto e imágenes de forma indefinida sin electricidad.

Así que quizás aun pueda sentarse con su periódico por la mañana con una taza de té en la mano. La diferencia es que no tendrá que ir a la tienda para comprarlo, ni depender de la industria de la celulosa y el papel para leer las noticias, y tendrá disponibles periódicos y revistas de todo el mundo con un solo clic.

Juntas, estas tecnologías revolucionarán el uso del suelo y los recursos. Las granjas que se utilizan para el pastoreo de ganado se usarán para cultivar campos para los bioplásticos y carne cultivada en el laboratorio, o volverán a su hábitat natural. La carne de origen animal se convertirá en un manjar de muy alto precio, de la misma manera que se venera la carne de Kobe en la actualidad. La nueva electrónica como el papel electrónico, se reciclará de manera sostenible. La economía lineal de recursos-producto-residuos de nuestros antepasados pasará a una circular, en la que los recursos se convierten en productos y se reciclan nuevamente en recursos.