Seguramente, ha escuchado que correr es bueno para usted y hay una plétora de evidencia que demuestra que correr mejora su salud, su felicidad e incluso su inteligencia.

Pero si estos motivos no son suficientes para levantarlo del sillón, entonces sepa esto: practicar deportes puede convertirlo en un mejor líder. De hecho, una investigación en la que se encuestaron 400 mujeres ejecutivas para EY Women Athletes Business Network y espnW, arrojó que la mayoría de las mujeres ejecutivas del nivel superior practicaba deportes en la universidad, y concluyó que un perfil deportivo puede contribuir a la aceleración del potencial de liderazgo y profesional de una mujer.

Durante el tiempo que fui responsable de liderazgo global en el Foro Económico Mundial, he reflexionado al respecto y sobre lo que he aprendido personalmente sobre el liderazgo a partir de mis experiencias como corredor de competición.

A continuación, describo mis aprendizajes más importantes.

1. Conocer el objetivo y desearlo

Realmente me gusta correr, y no lo considero a menudo como un quehacer. Sin embargo cuando lo hago, se debe con menos frecuencia a alguna obligación autoimpuesta de seguir un programa de entrenamiento y con más frecuencia a que mi agenda está en blanco. Sin una carrera como objetivo, comienzo a sentirme como un hámster que corre dando vueltas en la rueda sin llegar a ningún lugar. Sin un propósito, es difícil tener mucha motivación e impulso. Sí, es agradable salir al aire libre y hacer ejercicio, ¿pero para qué?

Por otro lado, teniendo una carrera por delante en la cual enfocarme, realmente disfruto mucho de una ardua sesión de entrenamiento. No es que me gusten particularmente las piernas flojas, el sabor metálico en la boca y la sensación de no poder recuperar el aliento, pero hay una fuerte sensación de satisfacción en definir un objetivo y dar pasos concretos para llegar allí.

Es incluso mejor cuando participa con los compañeros de equipo. Las largas carreras bajo la lluvia juntos, las sesiones en las pistas intentando alcanzar el nivel del otro y las tardes conversando sobre planes o compartiendo relatos de guerras, todo contribuye a alcanzar un enfoque compartido y un deseo de mejorar con y para (o inclusive en contra de) sus amigos. Además, lo que se coloca sobre la mesa al trabajar en equipo es mucho más grande que cualquier otra cosa que pueda hacer por sí mismo: cuando mi equipo Serpentine ganó la liga de campo traviesa de Londres o los campeonatos de maratón en equipo del Reino Unido, no hubiera llegado tan lejos solo.

Ganar una liga de campo traviesa no es un objetivo al que todos aspiran, pero cualquiera sea su objetivo, tener una clara perspectiva sobre lo que desea alcanzar, le dará a usted y a su equipo un sentido de propósito que los ayudará a llevar a cabo hasta las tareas más tediosas.

2. Si siempre se está al máximo, no se está al máximo

Cuando los corredores entrenamos, estamos preparándonos para correr a nuestra velocidad máxima el día de la carrera, no para correr tan rápido como podemos hacerlo todos los días. Esto implica trabajar sistemáticamente en los componentes individuales de correr: mucho trote suave, ganar fuerza y resistencia de manera constante, con un día ocasional de arranques breves y rápidos para mejorar nuestra velocidad. Correr lo más rápido posible en cada carrera nos dejaría destrozados, o peor, dañados, y probablemente no podríamos mejorar nuestro rendimiento luego de que se dispara la pistola de partida. Este es el truco clave en una carrera: aprender a llegar al máximo cuando realmente es importante y asegurarse de no estallar por llegar la meta.

Este gráfico muestra cómo un deportista puede modificar el nivel de su entrenamiento durante un ciclo de entrenamiento para garantizar un máximo nivel de rendimiento durante la competencia principal.
Imagen: coachshannyn.com

Sucede lo mismo en otros contextos. Ya sea en una primera reunión con un socio potencial, un plazo límite para entregar un informe importante, un trato, un evento, una entrevista o una presentación, necesitamos ser lo mejor que podamos ser en ese gran día. Esto implica dedicar tiempo a prepararse, descansar y, más importante aún, relajarse y celebrar nuestras victorias después de un gran esfuerzo. Esto puede incluir algunos días lentos, aunque también implica evitar la mediocridad indefinida: listo para disfrutar, más que nunca, la próxima vez que sienta la presión.

3. Siempre se trata de un juego psicológico

Es bastante obvio que si desea correr de la mejor manera posible es necesario estar en forma físicamente. Sin embargo, con frecuencia se desestima la necesidad de estar también preparado psicológicamente. Incluso en mi nivel de aficionado, puedo pensar en carreras en las que no me he desempeñado tan bien como podía haberlo hecho, y la psicología es con frecuencia la causa principal (junto con las colinas imprevistas, las ventiscas o alguien más rápido que yo que aparece de repente). En una situación en la que los resultados son tan evidentes, gana tiempo y posición, está muy claro que el mejor rendimiento requiere de concentración.

Los atletas de elite están cayendo en la cuenta de que es así y emplean cada vez más a psicólogos como parte de sus equipos de apoyo. Desde hablar sobre cómo reaccionar ante situaciones de mucha presión y visualizar lo que harán en una competencia hasta descifrar cómo pueden usar mejor el estrés y la ansiedad a su favor, lo mental es una parte cada vez más importante de su preparación.

Por lo tanto, estar en el más alto nivel implica estar enfocado y presente, anticiparse a lo que se debe hacer y estar preparado para lo inesperado, además de tener el paquete de diapositivas en orden. Un buen líder debe asegurarse de que ellos y las personas con las que colaboran, estén en esa posición.

4. Prepararse para la carrera larga

Meses de entrenamiento, rechazar esa última copa en una noche que termina temprano, sentir el agotamiento del esfuerzo por llegar a la línea de llegada, vale decir que las carreras de distancia no tienen que ver con recompensas inmediatas. Sin embargo, existe una "teoría de diversión" que explica los motivos por los que continuamos regresando por más; dice que la diversión puede clasificarse de tres maneras:

1. Divertido mientras se está haciendo (ejemplo: una fiesta o un concierto)

2. No divertido mientras se está haciendo sino después de hacerlo (ejemplo: una carrera de 10 km)

3. No divertido mientras se está haciendo ni después, pero sirve como buena anécdota (ejemplo: una experiencia cercana a la muerte en las montañas)

Ahora, la experiencia de pasar fines de semana corriendo por campos de lodo definitivamente me ha dejado una mayor valoración de la diversión del tipo 2. Sin dudas en parte puede ser desagradable, pero la diversión dura más tiempo y las recompensas son mayores al final.

Aquí hay una lección para los líderes: en un mundo donde los desafíos que enfrentamos -desde el cambio climático y la desigualdad de géneros hasta las crisis prolongadas que afectan a tantas personas- son complejos, de largo plazo y sin soluciones rápidas, esta capacidad de mirar a largo plazo, cualquiera sea la sensación que tenga ahora mismo, es fundamental.

5. Invertir en las comunidades

Inclusive como uno de los deportes más individuales, correr no sucede en un vacío. La persona que está parada en el podio puede tener la medalla colgada alrededor de su cuello, pero hay compañeros de equipo y entrenadores, voluntarios y fisioterapeutas, seguidores, amigos y familiares; todos desempeñaron un rol para que se llegue hasta ahí. Tener el mayor éxito posible implica crear una red de contención propia apropiada para usted y usarla cuando sea necesario, ya sean palabras de aliento y consejos de un entrenador o la competencia sana con sus compañeros de equipo.

Pero el liderazgo implica más que valerse de contactos, es contribuir activamente a crear esa comunidad, y la comunidad de corredores está repleta de ejemplos de personas que devuelven en forma de apoyo a aquellos con objetivos similares, desde mariscales y entrenadores hasta organizadores de carreras y seguidores.

Para que los líderes logren tener un verdadero impacto en el mundo, cualquiera sean sus objetivos, necesitan también crear esa comunidad y contar con sus aliados.